El número de alumnos que quiere estudiar fuera crece

B.G.R.
-

Se han adjudicado 464 plazas para el próximo curso, mientras que el pasado casi la mitad de los beneficiarios de beca Erasmus o no Erasmus renunciaron a ellas

César Domínguez y Susana Molino, en el campus de la UBU. - Foto: Luis López Araico

La pandemia trastocó los planes de los alumnos de la UBU que el curso pasado se encontraban en el extranjero. Las renuncias se sucedieron, aunque algunos permanecieron en sus destinos, pero esta circunstancia también afectó a quienes ya tenían plaza para continuar sus estudios durante el presente ejercicio académico, teniendo en cuenta que la convocatoria de plazas Erasmus y no Erasmus tuvo lugar antes de que estallara la crisis sanitaria. Fueron un total de 461 estudiantes, de los cuales el 46,6% o 215 optaron por no viajar, mientras que 246 decidieron mantener sus planes en el primer semestre o se encuentran en estos momentos en distintos países, principalmente de la UE.

El inicio de la segunda ola coincidió con la publicación de la convocatoria para el próximo periodo lectivo, el de 2021-2022, y aunque inicialmente se pudiera pensar que la situación iba a desanimar a los jóvenes para salir al extranjero, lo cierto es que ese deseo se mantiene e incluso se ha incrementado levemente. Tras la segunda y última adjudicación de destinos, son 464 los universitarios que viajarán con el programa de becas europeo o el UBUGlobal, que incluye los convenios propios de la institución con distintas universidades fuera del viejo continente, según la información facilitada por el Vicerrectorado de Internacionalización.

De ellos, la inmensa mayoría, que en términos absolutos se traduce en 421 han optado por una ayuda erasmus, mientras que 43 se han decantado por destinos más lejanos, como Estados Unidos, a donde viajarán nueve estudiantes, aunque también figuran otros países como Brasil, Chile, Corea del Sur, Japón, México. Fue precisamente entre quienes solicitaron esta línea de apoyos el curso pasado donde hubo un mayor porcentaje de renuncias, atribuidas a la pandemia y a los miles de kilómetros que los separaban de sus casas.

A la hora de elegir país para cursar uno o dos semestres, las preferencias de los alumnos se mantienen intactas. El 30% de los erasmus elige Italia, seguido de Portugal y de Polonia, con 48 adjudicaciones. Tampoco varía la demanda por centros académicos, siendo los alumnos de la Escuela Politécnica Superior, Educación y Derecho los que más solicitudes presentan con 120, 69 y 65, respectivamente, coincidiendo también con los centros con más matriculaciones. Por titulaciones, el mayor grado de asignación se da en Maestro de EducaciónPrimaria (35), Derecho e Ingeniería Mecánica, ambos con 28, e Ingeniería de Organización Industrial, con un total de 25.

¿Por qué se mantiene la demanda, que vuelve a marcar cifras récord, en plena pandemia y con numerosas restricciones? La vicerrectora de Internacionalización, Ileana Greca Dufrac, apunta a varios motivos. Uno de ellos es la experiencia de los que se mantuvieron en sus destinos a pesar de la situación, ya que «volvieron muy contentos» y esa sensación se la han transmitido a sus compañeros. De igual forma, señala que la percepción generalizada pasa por que habrá limitaciones pero «no del nivel de las del año pasado», a lo que también añade que, pensando de cara a septiembre, que es cuando se produce la salida al exterior del grueso de los estudiantes, el panorama resulta más alentador debido a las vacunaciones. «Los estudiantes siguen apostando por salir y eso es algo fantástico», subraya.

La presencialidad para el próximo curso es la modalidad generalizada en las universidades de destino, si bien Dufrac asegura que hay instituciones académicas «muy cautas» que, dependiendo de cómo evolucione la situación, optarán por este modelo o el online. No obstante, agrega que todos los alumnos de la UBU han elegido destino sabiendo las posibilidades que existen en su formación, mientras que la mayoría cursará sus estudios durante el primer semestre del próximo curso académico.

Otra de las explicaciones de esa elevada demanda es que la inquietud de los jóvenes por estudiar en el extranjero se ha incrementado después de un año marcado por las duras restricciones. En este punto, la responsable académica incluye también el «esfuerzo» que lleva años realizando la institución por lanzar una amplia variedad de plazas (más de 800), además de transmitir un mensaje que ha calado entre los estudiantes y que no es otra que la importancia de la internacionalización en sus estudios para el desarrollo de distintas competencias y el incremento de las posibilidades de inserción laboral. «El 90% de los universitarios obtiene el destino que desea», manifiesta, no sin reconocer que antes de la convocatoria existían algunas dudas sobre la respuesta que iba a tener.