El aeropuerto de Villafría despega a medio gas

F.L.D.
-

Air Nostrum retoma el vuelo a Barcelona desde el aeropuerto tras cancelar el servicio por la pandemia. Llegaron unos 15 viajeros y se marcharon otros 25. Habrá un avión los domingos hasta octubre

El aeropuerto de Villafría despega a medio gas - Foto: Alberto Rodrigo

Las maletas volvieron a rodar por el suelo del aeropuerto seis meses después del último vuelo. La de Burgos nunca fue una terminal con grandes aglomeraciones y largas esperas, por eso no sorprendía verla apenas con decenas de viajeros sentados en los bancos. No obstante, la pandemia ha provocado que ni siquiera los acompañantes puedan observar cómo sus seres queridos parten hacia Barcelona. La única línea regular que cubre un trayecto desde Villafría retomó su actividad ayer con el avión de Air Nostrum aterrizando y despegando en cuestión de media hora.
Muy puntual, la aeronave procedente de la ciudad condal pisó suelo burgalés a las 15.45. Para entonces, varios viajeros y acompañantes aguardaban en el exterior de la terminal. Otros, lo hacían en las mesas y los bancos de espera. Los agentes de la Guardia Civil se mostraron muy atentos en todo momento para evitar que en el interior del edificio se acumulase demasiada gente. Mencía, una joven que estudia en Barcelona, aguardaba tranquila junto a sus padres. Llegó a Burgos el día 13 de marzo, 24 horas  antes de que se declarase el estado de alarma. Fue el último vuelo de esta conexión. «Me alegra que hayan retomado la línea porque es muy cómoda. En una hora estás en Barcelona. La situación ahora es más rara y depende de cada uno de nosotros que sea seguro», comentó.
A pocos metros de allí, hecho un manojo de nervios, Iván, de 12 años, esperaba con sus abuelos a cruzar el arco de seguridad. Era la primera vez que volaba solo. Vive en Barcelona y viene a Burgos a disfrutar del verano cada año. Para él, esta conexión es mucho mejor que el viaje que hizo hace unas semanas en coche con sus padres. Muchos de los 25 pasajeros que embarcaron ayer lo hicieron tras haber pasado en la capital y la provincia parte de sus vacaciones. Que Air Nostrum haya incorporado un vuelo los domingos, podría ser clave para que Villafría gane vida. Así también lo ve el director del aeropuerto, Ángel Otero, quien estuvo muy pendiente de este primer día de actividad comercial tras la covid-19. «Es bueno que vayamos volviendo a la normalidad. La terminal es pequeña y la separación es fácil de controlar», expuso.
En apenas cinco minutos, el avión procedente de la capital catalana se vació. Fernando fue el primero de los 15 que pisaron tierra. Es de Barcelona, pero suele venir mucho a Burgos porque tiene familia. «Vuelo bastante, sobre todo en verano», señaló. Detrás de él, Juan, que viajaba por trabajo, reconoce que «es una gozada para los que venimos por poco tiempo y queremos perder el menor posible». Lamentaba, no obstante, que los aeropuertos presentaran una imagen tan extraña por el virus.
Con todos los viajeros que partían en la zona de embarque, la Guardia Civil desalojó la terminal para tristeza de algunos familiares que querían aguantar hasta el último momento para despedirse. «Da mucha pena todo esto», dijo una mujer que vio desde la valla del exterior cómo despegaba el avión.