Villalmanzo y Araúzo de Miel, sin colegio por falta de niños

I.P.
-

La decisión de 2 familias de llevar a sus hijos a Lerma, dejando solo 2 en Villalmanzo, aboca a su cierre. Tampoco abrirá sus puertas el centro educativo de Araúzo de Miel, pues se van a Huerta de Rey

Villalmanzo y Araúzo de Miel, sin colegio por falta de niños

Villalmanzo se suma el próximo curso a la larga lista de localidades que se quedan sin escuela. Con una población de 440 vecinos, no parecía que este pueblo de la comarca del Arlanza, que no pierde habitantes, sino todo lo contrario, fuera a cerrar el centro educativo, siendo además cabecera del Centro Rural Agrupado Montearlanza, del que también forman parte los municipios de Villahoz y Tordómar, que será ahora quien asuma esa cabecera.
Sin embargo, en este caso, la cercanía a Lerma juega en su contra, ya que muchos vecinos de la localidad trabajan en la villa ducal, lo que desde hace varios años ha ido influyendo para que las familias fueran sacando a sus hijos de la escuela y les llevasen a la cabecera de comarca, a donde ya acuden los alumnos de Secundaria. Algo similar sucedió hace 8 años cuando se cerró la guardería casi por los mismos motivos.
Villalmanzo cuenta con una docena de chavales entre 3 y 12 años, pero el año pasado a las escuelas del pueblo fueron 8, tres de los cuales este año ya pasan a Secundaria; el resto ya estudian en Lerma, donde además tienen servicio de comedor y enlazan con las actividades extraescolares, otras dos circunstancias que algunos padres han tenido en cuenta a la hora de decidir dejarlos en el pueblo o llevarlos a la villa ducal.
La previsión era que se quedaran en el CRA el curso 2019-2020 cinco niños, lo que permitiría mantener la escuela. Sin embargo, dos familias, con tres niños, han decidido que les llevan a Lerma, con lo que solo con dos niños la escuela no puede mantenerse abierta, por lo que las dos familias que sí quieren que sus hijos se eduquen en el pueblo apenas tiene opciones de defender su postura.
El mínimo para mantener un centro rural, como recuerda el director provincial de Educación,Juan Carlos Rodríguez Santillana, es de 4 niños y 3 en condiciones excepcionales. No es este el caso, teniendo en cuenta la proximidad a Lerma, reconoce Santillana, que también recuerda que a lo largo de lo que queda para el inicio del curso podría alterarse la situación si alguna familia llega al pueblo. En todo caso, parece improbable que suceda esto y el curso que comenzará el próximo mes supondrá que la escuela no entre en funcionamiento, aunque no será hasta un año después cuando jurídicamente se dé por cerrada la escuela. Sea como sea, a efectos operativos, el próximo curso las escuelas del pueblo no abrirán sus puertas para acoger a escolares, aunque administrativamente no se considere que se cierran.
Los niños tendrán transporte escolar, al que tienen derecho, explica Rodríguez Santillana. Desde la Dirección Provincial se está haciendo la planificación del recorrido y lo más probable, indica, es que el autobús que recoja a los menores de Villalmanzo sea el que viene de la zona norte, de Madrigal del Monte y Madrigalejo del Monte.
Rodríguez Santillana añade que se da la paradoja de que estos escolares van a tardar más en llegar al Pons Sorolla en autobús que si fueran andando, ya que algunas casas de Villalmanzo están más cerca de colegio que, incluso, otros puntos de Lerma. Para Santillana, no hay que hacer un drama de esta situación, sino contemplarlo como un proceso natural dada la cercanía de la localidad a la villa ducal.
Además de Villalmanzo, tampoco contará con escuela el próximo curso Araúzo de Miel, cuyos colegiales se trasladarán a Huerta de Rey. En este caso, tampoco es por falta de estudiantes, que sí permitirían seguir con el centro, sino porque muchos vecinos trabajan en Huerta y a los padres les resulta más cómodo que vayan a la cabecera del CRA.