scorecardresearch

Los docentes de Castilla y León son los quintos peor pagados

SPC
-

La UGT denuncia que los profesores de Castilla y León tienen un salario bruto de 2.249,57 euros al mes, cuando la media estatal es de 2.366,67

Una profesora imparte clases en un centro de la Comunidad. - Foto: E. Gutiérrez Martínez

Los docentes de la Comunidad son los quintos peor pagados de España, solo por delante de Aragón, Madrid, Andalucía y Cataluña, según denunció ayer el sector de Enseñanza de UGT. Un estudio de la organización afirma que la diferencia máxima de retribuciones iniciales entre comunidades autónomas supera los 600 euros para docentes de un mismo cuerpo.

El sindicato constata que en el año 2022, los maestros de Castilla y León percibirán un salario bruto de 2.249,57 euros al mes, cuando la media estatal es de 2.366,67 euros. Es decir, 117,10 euros menos que la media, y, por ejemplo, muy por debajo de Cantabria, cuya retribución es de 2.408,93 euros. Por otra parte, el profesorado de secundaria de la Comunidad percibe, según los datos de UGT recogidos por Ical, 2.542,32 euros, 142,60 euros menos que la media nacional de 2.684,92 euros y que superan en Castilla La Mancha y en Cantabria con sus 2.700 euros mensuales. Asimismo, el estudio afirma que los profesores técnicos de Formación Profesional (FP) perciben 2.371,93 euros en Castilla y León, lo que supone 128,06 euros menos que la media nacional de 2.499,99 euros y que en comunidades como Cantabria y Castilla La Mancha superan los 2.500 euros. Así, UGT considera «urgente» reequilibrar las diferencias salariales entre territorios, porque considera que el mismo desempeño profesional debe ir acompañado de retribuciones similares. 

La organización sindical señaló que el incremento de los combustibles hace que la compensación que percibe el profesorado por kilometraje, en la actualidad de 0,19 euros el kilómetro, sea «insuficiente» para cubrir los gastos del personal itinerante, que incluye al profesorado, equipos de orientación educativa y psicopedagógica, tutores de FCT e inspectores; por lo que desde el sindicato han reclamado su revisión a la Junta.

Por último, UGT también advirtió del cambio legislativo que conlleva la próxima aplicación curricular de la nueva ley, la Lomloe, que «hace necesario incentivar a los docentes para validar y reconocer su profesión y poder recuperar el poder adquisitivo perdido en la última década».