Un vecino de Quintanahedo compra Santé para uso privado

S.F.L.
-

El nuevo propietario no tiene en mente, de momento, llevar a cabo ningún plan relacionado con el sector hostelero en la finca ubicada entre Oña y Trespaderne y que hasta ahora pertenecía al Grupo Asuari

El palacio, que actualmente se encuentra deshabitado, preside la finca, rodeada por un gran jardín y el bosque.

Poco después de conocer que la Vía Verde pasará finalmente por la finca Santé -ubicada entre Oña y Trespaderne- un vecino de la entidad menor de Quintanahedo (las Merindades) ha adquirido el terreno para «uso y disfrute particular». Asimismo, el comprador ha desmentido a través de un portavoz que el palacete vaya a «transformarse en un negocio hostelero tal y como afirman algunas personas que residen en la zona».
La belleza del lugar y la tranquilidad que transmite son los principales atractivos que llevaron al hombre a tomar tal decisión. A pesar de que el precio por el que finalmente ha conseguido la finca es todo un misterio fuentes vinculadas con esta persona aseguran que  en principio «no hay ningún plan para llevar a cabo en el terreno más que disfrutarlo con sus hijos y nietos».  
Dentro del recinto privado se ubica una casa en la que actualmente residen los guardianes de la parcela y el palacete, que presenta un estado avanzado de deterioro. Según la información que este periódico ha podido recopilar el interior del inmueble medieval se encuentra totalmente desolado, con suelos y techos arrancados dejando a la vista únicamente restos de madera. «Recuerdo contemplar hace años unas baldosas que llamaban la atención. Imagino que los materiales que componían ciertas partes del edificio eran de valor y por eso se los han llevado», declara un conocedor de la finca. «La antigua caldera la mantienen aunque inservible y de mobiliario lo único que queda es una bañera de época y la escalera de caracol», añade.

[más información en la edición impresa]