scorecardresearch

La campaña de los dinosaurios supera las expectativas

DB
-

La campaña de excavaciones de dinosaurios de Burgos recupera elementos de la columna, cadera y extremidades de un dinosaurio saurópodo

Imagen de la campaña de excavaciones de 2020. - Foto: Luis López Araico

La XVIII campaña de excavaciones paleontológicas en la Sierra de la Demanda (Burgos), que se ha desarrollado por quinta vez consecutiva en el yacimiento Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal, situado en el término municipal de Torrelara, recuperó elementos de la columna vertebral, cadera y extremidades de un dinosaurio saurópodo de grandes dimensiones. El equipo de investigadores encargado de llevar a cabo esta nueva campaña calificó de “magníficos” los resultados, asegurando que han superado “las expectativas iniciales”. 

Durante la campaña de 2020 se extrajo un fémur de más de 1,5 metros de longitud y otros restos óseos de uno de los dos ejemplares de dinosaurio saurópodo identificado hasta el momento en Torrelara. La campaña de este año ha proporcionado más huesos “muy probablemente perteneciente al mismo individuo”, entre ellos vértebras del cuello, dorso y cola, costillas y huesos de las extremidades. Destacan además la aparición de una tibia y una posible fíbula (peroné), con lo que se tendría gran parte de una extremidad posterior de ese dinosaurio. 

Tal y como explicaron los investigadores en un comunicado, también se hallaron huesos de la cadera, como son un pubis y un ilion, que se sumarían a un isquion de la campaña anterior, lo que supone tener “los huesos más importantes de la cadera de ese dinosaurio”, explicó  Lo más sorprendente es la robustez y el gran tamaño de los huesos recuperados, por lo que señalan que se trata de un dinosaurio gigante, que podría superar los 20 metros de longitud y las 30 toneladas de peso.

La identificación de los dos saurópodos de Torrelara requerirá de una preparación de los fósiles para que puedan apreciarse sus detalles anatómicos y su conservación, labor que se llevará a cabo en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes. Hasta el momento, se ha caracterizado a uno de esos saurópodos como un braquiosáurido, en base al estudio de un húmero completo cuyo estudio se publicó en la revista ‘Journal of Iberian Geology’; los indicios que se tienen indican que el otro saurópodo sería de tipo camarasáurido.

Otros hallazgos resaltables son los correspondientes a dinosaurios terópodos (carnívoros), de los que se sigue recuperando huesos de un ejemplar de tamaño medio, así como dientes de otros ejemplares distribuidos por una zona amplia del yacimiento. En esta campaña se han recuperado 16 dientes terópodos, que se suman a los 24 hallados en campañas anteriores. Por ahora se han identificado 6 tipos diferentes de estos dientes, que podrían corresponder a 5 especies distintas.

Asimismo también se han encontrado más huesos de pterosaurios (conocidos como ‘reptiles voladores’) y de un diente de un dinosaurio anquilosaurio, lo que ratifica la presencia de estos dinosaurios en Torrelara y amplía la diversidad de dinosaurios y otras faunas que convivían en el ecosistema de Torrelara.

La evidencia de biodiversidad que se está desvelando en Torrelara se completa con fósiles de tortugas, cocodrilos, peces e invertebrados acuáticos (moluscos bivalvos y gasterópodos), así como vegetación presente en forma de ramas fosilizadas o restos carbonosos. Estos últimos fósiles serán objeto de estudio y análisis por parte de un grupo investigador de la flora de la era mesozoica dirigido por el investigador Bienvenido Díez Ferrer (Universidad de Vigo), entre cuyos objetivos está el de localizar polen y esporas que informen sobre el clima, el paisaje y la datación más precisa del yacimiento.

Campaña de éxito. La campaña se inició el pasado 14 de julio, con la aplicación de normas de seguridad sanitarias para “preservar a los participantes de posibles contagios por coronavirus”, y finalizó el pasado 4 de agosto, fecha en la que fueron extraídas las últimas piezas fósiles del yacimiento. El equipo de investigación estuvo formado por 18 investigadores, con otras diez personas para organizar el apoyo externo. Los participantes procedían de Aragón, País Vasco, Castilla-La Mancha, Madrid, La Rioja, Salamanca, Burgos, comarca de la Sierra de la Demanda e Italia. 

Durante el trabajo de excavación se han removido 120 toneladas de tierra y empleado un total de 3.100 horas de trabajo voluntario. Las intervenciones se han centrado en una superficie de 90 metros cuadrados de la capa fértil y se han recuperado un “número alto de restos fósiles”, documentados en un total de 196 registros, lo que eleva el número total de las cinco campañas en Torrelara a 847. 

Desde la organización valoran el hecho de que aparezcan retos anatómicos de los dinosaurios saurópodos que no se habían recuperado hasta ahora , así como la confirmación de que el yacimiento seguirá aportando restos fósiles. Además, afirman que la organización y culminación de esta campaña en el contexto de la pandemia supone un “éxito social”, y lamentan el no disponer de financiación por parte de la Diputación de Burgos y la Junta de Castilla y León. Prevén continuar el próximo año con una nueva campaña de excavaciones en Torrelara, con el objetivo de trabajar en más zonas del yacimiento que permanecen inexploradas.