Derriban con permiso municipal una fachada protegida

H.J.
-

El edificio anexo a las Trinitarias, en la plaza de Santa Teresa, tenía el amparo del PECH pero la empresa que está construyendo 5 viviendas alegó hace unos días un deslizamiento de tierras

En el lugar que ocupaba el inmueble no queda absolutamente nada de su rastro. - Foto: Daniel Canas

La antigua casa del capellán de las Trinitarias, en la plaza de Santa Teresa, ni siquiera conservará su fachada original. El proceso para su conversión en 5 viviendas que empezó a hacerse visible a finales de junio ha dado al traste con un elemento que estaba protegido por el Plan Especial del Centro Histórico (PECH), aunque su desaparición ha contado con el visto municipal.

El inmueble perteneció durante muchos años a las monjas que ocupan el edificio anexo, pero fue vendido hace apenas dos meses para acoger en su interior apartamentos de entre 40 y 85 metros cuadrados. La promotora podía vaciar todo el inmueble siempre que conservase la fachada, que llegó a estar apeada a tal efecto, y sin embargo no ha sido capaz de mantenerla.

Según explica el concejal de Licencias, Daniel Garabito, la semana pasada la empresa responsable de las obras informó al Ayuntamiento de que este muro frontal estaba en riesgo «porque se estaba produciendo un movimiento de tierras poco habitual».

Imagen de junio, cuando comenzaron las obras conservando el muro frontal.Imagen de junio, cuando comenzaron las obras conservando el muro frontal. - Foto: Patricia González

[Más información en la edicón impresa]