La alcaldesa de Cabezón denuncia acoso y amenazas

I.P.
-

Los hechos tuvieron lugar el día 16, en San Roque, cuando la Corporación se dirigía a la celebración de la merienda popular en esta localidad serrana

La alcaldesa de Cabezón denuncia acoso y amenazas

No parece que la tensión entre grupos de vecinos vaya a desaparecer de la localidad de Cabezón de la Sierra esta legislatura. La alcaldesa del municipio, Esperanza Lacalle, denunciaba a última hora del viernes en la Comandancia de la Guardia Civil los hechos sucedidos en la tarde del pasado día 16, festividad de SanRoque, sucesos que previamente también había puesto en conocimiento de la Subdelegación del Gobierno con el registro de un escrito narrando lo acontecido esa jornada.
La alcaldesa y la teniente de alcalde, Rosa Lacalle, denuncian acoso, amenazas, insultos y vejaciones por parte de un numeroso grupo de vecinos, gran parte de ellos familiares y afines al exalcalde, José Paulino Alonso, de quienes aseguran que no «asumen la nueva situación y que hemos sido elegidas democráticamente». La regidora asegura, en todo caso, que está dispuesta a trabajar «con humildad y justicia» por todos los vecinos y a hacer todo lo posible por una buena convivencia, «a la que ellos demuestran no estar dispuestos», apostilla, tras lo vivido el día 16.
Los sucesos acontecieron por la tarde, cuando la alcaldesa y la concejala se dirigían desde la plaza del Ayuntamiento al lugar denominado ‘Prado del Toro’ donde se había organizado, pagada por el Ayuntamiento, una merienda-cena para los vecinos. Entonces, un grupo de entre 80 y 90 personas, se situaron a ambos lados del recorrido estrechando la calzada por la que pasaba no solo la Corporación, sino otros invitados al acto, e, incluso, el grupo de música contratado para amenizar el evento, y comenzaron a proferir abucheos, insultos de todo tipo, amenazas, gestos y reproches mientras se ‘echaban’ literalmente encima de la comitiva. La alcaldesa, que llamó a la Subdelegación para pedir la presencia de la Guardia Civil, recuerda que la gente que acompañaba a las ediles, entre los que había niños y personas mayores, pasaron miedo.
Además, la regidora recuerda que ese grupo de vecinos afines al exalcalde también levantó un vehículo por la parte trasera que se encontraba parado ya al final del camino que conduce al ’Prado del Toro’ con ocupantes dentro, causando gran estrés al propietario del mismo, que se bajó del vehículo para conminarles a deponer su actitud, y fue rodeado por varias personas que le increparon.
Así transcurrió el paseo de la comitiva municipal desde la plaza a la llegada a la carretera que conduce al lugar de la merienda (unos 80 ó100 metros aproximadamente). Esperanza Lacalle añade que tanto ella como la concejala y el resto de participantes no respondieron a los insultos y provocaciones y mantuvieron una actitud pacífica.
Lacalle añade que, finalmente, la merienda transcurrió con tranquilidad y ella agradeció a los vecinos y familiares (unas 180 personas) su colaboración, que le ha valido, añade, recibir el primer premio de conservación del Patrimonio Rural en la categoría B, por varios proyectos llevados a cabo en el pueblo.