scorecardresearch

La Junta consolidará servicios y empleo rural con 2,1 millones

R.E. MAESTRO
-

Los 23 municipios más grandes se quedan con 735.000 euros del nuevo Fondo de Cohesión mientras el resto se reparten 1,3 millones. Se cofinanciará con la Diputación y ayuntamientos

Briviesca (en la imagen) y Medina de Pomar serán las dos localidades que más dinero van a recibir, con 85.400 euros cada una de ellas. - Foto: Valdivielso

El nuevo Fondo de Cohesión Local que pretende consolidar los servicios y crear empleo en el medio rural, anunciado hace unos días por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, llegará a la provincia de Burgos con una inversión de 2,2 millones de euros anuales. Los 23 municipios más grandes se quedarán con 735.000 euros, lo que supone hasta el 35% de la cantidad total que se va a destinar para este fin; mientras, el resto de pueblos se repartirán 1,3 millones.

Briviesca y Medina de Pomar serán las dos localidades que más dinero van a recibir, con 85.400 euros cada una de ellas. También en Las Merindades se localizan otras dos de las localidades que más van a percibir con este fondo, como son Valle de Mena, con 60.600 euros, y Villarcayo, con 56.200 euros. Entre las poblaciones más grandes, que superan los 1.000 habitantes, la línea la marcan Pradoluengo, con 16.627 euros, y Cardeñajimeno, con 16.863 euros. Otras localidades de mayor tamaño, que rebasan los 1.500 vecinos, como por ejemplo Melgar de Fernamental, Quintanar de la Sierra, Salas de los Infantes, Arcos o Villagonzalo oscilan entre los 21.000 y 24.000 euros. Y esa cantidad se eleva hasta los 32.000 euros en Lerma o Villadiego.

Entre los municipios que cuentan con menos de 1.000 habitantes y que más recibirán se encuentran Valle de Tobalina (20.665 euros), Valle de Losa (14.700), Merindad de Montija (14.100), Merindad de Sostoscueva (13.700), Valle de Valdebezana (13.200), Sasamón (12.600), Merindad de Valdeporres (11.100), Estépar (11.000), Trespaderne (10.400) y Huerta de Rey (10.800). Y en el caso de aquellas localidades que rondan los 800 habitantes recibirán entre 8.000 y 10.000 euros, como ocurre por ejemplo con Castrojeriz, Valle de Santibáñez, Modúbar de la Emparedada, Villariezo, Valle de Sedano o Tardajos.

Por contra, Jaramillo Quemado, con 2.012 euros, y Villamedianilla, con 2.015 euros, son los dos pueblos burgaleses que menos cantidad van a obtener de este fondo de cohesión territorial. Apenas cuentan con una decena de empadronados, por lo que en proporción supone más que otras localidades que superan el centenar de empadronados, como por ejemplo Redecilla del Camino (2.805 euros), Zael (2.969) o Villanueva de Argaño (2.907). A medida que los pueblos cuentan con un mayor número de vecinos esa cantidad se incrementa proporcionalmente.

El presidente de la Junta destaca que este fondo se trata de un «ejemplo» que muestra el «firme compromiso con los pueblos», puesto que se favorecerá el empleo, se consolidarán los servicios públicos y con ello se mejorarán las condiciones de vida de las personas en el medio rural. La inversión ofrecerá «más y mejores servicios públicos municipales», algo que considera un «objetivo esencial» en su Gobierno. En ese sentido, para la asignación de las ayudas, llegarán donde «más se necesita» y por ello se van a prestar atención a cuestiones como el paro provincial -que significará el 30%- y la tasa de despoblación -que supondrá otro 10%-. En definitiva, se buscará asentar población.

Los proyectos estarán cofinanciados por la Junta de Castilla y León así como por las corporaciones locales. En los municipios de entre 1.000 y 20.000 habitantes, el 75% corresponderá a la Junta y el 25% a los Ayuntamientos. Mientras, en aquellos pueblos de menos de 1.000 habitantes, el 50% lo asume la Junta, el 25% la Diputación y el otro 25% restante correrá por cuenta de los Ayuntamientos.

Este nuevo fondo dotará, en total, de 20 millones de euros a los 2.234 municipios de la Comunidad con una cifra inferior a los 20.000 habitantes. Pretende alcanzar a más de 1.100.000 personas de Castilla y León. En cuanto a los plazos establecidos, para aquellos municipios que cuentan con más de 1.000 habitantes está previsto que lo tengan antes de finalizar el año mientras que los de menos de 1.000 vecinos no contarán con ello hasta comienzos de 2023 puesto que se deben realizar los convenios con las diferentes partes implicadas.