PSOE, PP y Cs alejan entre reproches un pacto en sanidad

SPC
-

El socialista Diego Moreno plantea una serie de garantías, entre ellas revertir los recortes, que no asumen los grupos que apoyan al Ejecutivo

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, el de Cultura, Javier Ortega, el vicepresidente, Francisco Igea, y el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León. - Foto: Ical

La oposición socialista y los grupos Popular y de Ciudadanos alejaron hoy el diálogo y la aproximación hacia un pacto de mejora de la sanidad, como ofrece la Junta y la consejera del ramo, Verónica Casado, durante el debate de una proposición no de ley firmada por el PSCyL, que fue rechazada entre un cruce de críticas y reproches.

Un día después de que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, pidiera al líder socialista, Luis Tudanca, que pusiera “día y hora” para sentarse a hablar de sanidad, se debatió en el pleno de las Cortes la iniciativa socialista en la que se plantearon una serie de “condiciones” para llegar a un pacto, si bien no contó con el respaldo de PP y Cs.

“Hoy es el día y la hora en que vamos a hablar de qué quieren hacer con la sanidad”, afirmó de entrada el procurador socialista Diego Moreno en la presentación de una proposición no de ley, en la que advirtió de que no van a “blanquear” los recortes aplicados por el PP. “La sanidad se encuentra al borde del desastre por siete años de recortes, casi 2.000 millones retraídos”, aseveró.

Moreno argumentó que la consejera Verónica Casado quiso hacerse una “foto con los grupos”, motivo por el que el PSOE no acudió, y reclamó que las propuestas se realicen en las Cortes con “claridad y transparencia”, en una acusación rebatida después por el procurador naranja Juan Pablo Izquierdo y el popular Alejandro Vázquez.

En la propuesta de resolución, planteó revertir todos los recortes de los últimos años en el sistema público de salud de Castilla y León, recuperar los servicios de atención continuada, como el de Gamonal, entre otros, reabrir los servicios de urgencia rural, como el de Barruelo de Santullán, y recuperar la dotación de las plantillas perdida.

También, la mejora de la Atención Primaria en su totalidad y con especial incidencia en el mundo rural con al menos el 25 por ciento del gasto sanitario, blindar en el Estatuto de Autonomía los servicios sociales con un 12 por ciento del PIB para gasto social, retirar de inmediato el plan de reestructuración de Atención Primaria y el plan piloto de Aliste y contar con consultas médicas en el medio rural, con presencia física en todos los consultorios rurales tanto del personal médico como de enfermería.

No hay recortes

“Es falso que se estén realizando recortes”, argumentó Izquierdo, que afeó al PSOE que no acudiera a la reunión con Casado y añadió que se necesita más financiación para llegar al 7 por ciento del PIB regional. “No se va a cerrar ningún consultorio”, aseveró, para instar a trabajar de manera conjunta en la búsqueda de soluciones. “Ustedes son perjudiciales para la salud”, criticó.

A la propuesta socialista presentó Ciudadanos una enmienda en la que solicitó una financiación suficiente del Gobierno para que la Atención Primaria alcance el 20 por ciento del gasto sanitario, mejorar la atención primaria, hospitalaria, las condiciones de los profesionales, las listas de espera y poner en marcha un plan de emergencias. “Siéntense a negociar, en democracia no se exige, se dialoga”, defendió.

En ese momento, la socialista Patricia Gómez pidió la palabra por alusiones, que no concedió el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, que tampoco dio la palabra a Ana Sánchez, desde la Mesa de las Cortes, llamada al orden y, después, expulsó del hemiciclo a Ángel Hernández.

El procurador de Por Ávila, Pedro José Pascual, criticó la política de comunicación de la Junta en sanidad en su anunció de planes y abogó por “puntos de encuentro” en vez de realizar propuestas “electoralistas”. Coincidió con puntos de la PNL como revertir los recortes y aplicar un nuevo plan de mejora de la atención primaria, pero añadió que no conoce el plan de Aliste.

Por su parte, el popular Alejandro Vázquez afeó la ausencia en la reunión, que atribuyó al “duelo” en el que se encuentra el PSOE al no gobernar y un “ejercicio de trampantojo”, y subrayó que la constante alusión a los recortes no es real en este momento, pero señaló que en los años de la crisis fueron menores que en otras comunidades, como en Andalucía.

“Se rasgan las vestiduras diciendo que se van a cerrar consultorios”, censuró Vázquez, que consideró que si el PSOE hubieran gobernado no presentarían las propuestas realizadas en su iniciativa y que en 1987 plantearon su cierre. “Tienen el cuajo de pedir un suelo social cuando no exigen al gobierno las entregas a cuenta y rompen el pacto de financiación”, indicó, para anunciar el “no” a la PNL.

Finalmente, Diego Moreno, que no asumió la enmienda, considerada un “brindis al sol”, cerró el debate con la advertencia de que van a denunciar “una y mil veces” los recortes, aseguró que si no hay médicos en los consultorios es un cierre en la práctica y concluyó que si quieren el pacto “tienen que seducir” al grupo mayoritario con unas garantías, entre ellas la existencia de un presupuesto, porque si no “todo serán soflamas”.


Las más vistas