scorecardresearch

Primer paso para recuperar las casas de la plaza del Sobrado

C.M.
-

El Ayuntamiento y la Junta dan luz verde a la construcción de una vivienda unifamiliar en el número 42. El propietario deberá hacer una cata arqueológica al estar junto a dos BIC

La casa se levantará en este solar ubicado en el número 42 de la plaza. La anterior edificación se cayó debido al mal estado de la estructura. - Foto: Patricia González

La plaza del Sobrado, uno de los espacios más emblemáticos del Hospital del Rey y quizás uno de los mejores ejemplos de arquitectura medieval, se debate desde hace décadas entre la ruina y el olvido a la espera de una solución integral que no llega a pesar de anuncios de acuerdos institucionales, el último en 2018: un convenio entre Patrimonio Nacional, el Ayuntamiento y la Universidad de Burgos para hacer un inventario de las edificaciones que todavía no se ha firmado.

Sin embargo, entre declaraciones de ruina, derribo de edificaciones (siete entre 2011 y 2013) y solares vallados hay una buena noticia. Un particular ha obtenido licencia del Ayuntamiento para levantar una vivienda unifamiliar en el solar del número 42 que quizás pueda tener un efecto llamada para que otros propietarios privados sigan la misma línea. 

El proyecto básico cuenta ya con el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio y de la Comisión de Licencias del Ayuntamiento y tiene un presupuesto de 235.000 euros. 

Ahora los promotores tendrán que presentar el de ejecución, que deberá ir acompañado de catas arqueológicas. La zona esta afectada por una normativa urbanística restrictiva prevista en el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en 2014 con ordenación propia: ‘casco histórico-plaza del Sobrado. Hay que recordar que se encuentra enclavado en un entorno con dos BIC (Bien de Interés Cultural), el Camino de Santiago y el Hospital del Rey, lo que obliga a realizar catas arqueológicas. 

La edificación cuenta con planta sótano, baja, primera y bajo cubierta. También tendrá acceso a la parte posterior de parcela no edificada. El alzado hacia la plaza del Sobrado reproduce en cuanto a huecos y materiales el de la vivienda demolida. La carpintería exterior será de madera y en su construcción se seguirán los estándares de Passivhaus de consumo de energía casi nulo. El plazo de ejecución será de 18 meses y se espera poder iniciar las obras cuanto antes. 

Precisamente, entre esta nueva edificación y el aparcamiento de la facultad de Económicas está también previsto un nuevo desarrollo urbanístico pero los promotores deberán llegar a un acuerdo con la Universidad de Burgos para el acceso a sus viviendas, dado que lindan con el aparcamiento universitario. 

En la plaza del Sobrado y sus calles aledañas, Arco de la Villa, Juan de Austria y Patio Cerrado, hay unas 40 propiedades, de las que 16 son de Patrimonio Nacional. La mayoría de ellas viviendas que están alquiladas. Las edificaciones se construyeron a mediados del siglo XIX para albergar a empleados del Hospital del Rey pero posteriormente se alquilaron a particulares a precios simbólicos con anterioridad a la Ley de 1964 de Arrendamientos Urbanos. 

La institución estatal se encarga de su conservación, especialmente de las cubiertas. Hace cuatro años invirtió 250.000 euros en cambiar las de cinco portales después de una inspección técnica de construcciones (ITC) negativa, que obligó a una intervención inmediata. 

La cubierta es el elemento constructivo más importante para evitar la ruina y la pérdida de un inmueble pero algunas de las edificaciones no ofrecen la mejor imagen. De hecho, algunas en las que los inquilinos han dejado de vivir están tapiadas.

La misma situación ofrecen las de titularidad privada. En ninguna de las que están en la misma plaza vive ya nadie e, incluso, una se utiliza de gallinero. En el Arco de la Villa se ha vallado otra casa debido al mal estado que presenta. 

Convenios desde 2009. En 2009 el Ayuntamiento y Patrimonio Nacional anunciaron la firma de un convenio de colaboración para recuperar este entorno, situado en pleno campus universitario, pero nunca llegó a materializarse porque las administraciones tenían otras prioridades. La crisis y la cuantiosa inversión lo dejaron en un cajón. El tiempo fue pasando y más casas se han venido abajo mientras Patrimonio Nacional ha ido poniendo parches en las de su titularidad. 

Ya en 2017 la recuperación de la plaza del Sobrado volvió a salir a la luz en un consejo de administración de Patrimonio Nacional que se celebró en el monasterio de las Huelgas y se anunció la firma de un convenio a tres bandas. El exalcalde y también en ese momento consejero, Javier Lacalle, fijó un año después para tener listo el documento. Se elaboró un borrador pero nunca llegó a firmarse. La idea era que la administración local aportara 30.000 euros y la estatal la misma cantidad y fuera la UBU, a través de su fundación, la que elaborara un inventario de las edificaciones y solares como primer paso para abordar un proyecto de rehabilitación. Con el cambio de signo político nadie en el Ayuntamiento ha retomado esta iniciativa y desde Patrimonio Nacional reconocen que «están pendientes de definir los términos del mismo. La iniciativa privada se ha adelantado.