scorecardresearch

Esto es una cuesta y no la de enero

R.E.M.
-

En septiembre toca volver a la rutina en una situación de normalidad en comparación con el año pasado. Un regreso marcado por el disparado coste de la luz y del combustible, también en aumento, a lo que se suman otros gastos habituales de esta época

La compra en el mercado es una de las cuestiones que se ha encarecido y que los consumidores notarán este mes. Además, se prevé un aumento de precios al tener que soportar el incremento de costes. - Foto: Luis Martín

Mucho se habla al comenzar cada año de la temida cuesta de enero, pero la verdad que el mes de septiembre no se antoja como lo más apetecible al ver que se deja atrás el periodo vacacional y toca volver a la rutina con todos los gastos que eso conlleva. Este mes, además, se regresará a un día a día de cierta normalidad y sin la incertidumbre que existía hace justo un año. Con la quinta ola de la pandemia superada y la inmensa mayoría de la población vacunada ahora llegará ese momento en que el consumo aumentará considerablemente para hacer frente a todas las necesidades que tienen las familias de cara al nuevo curso. Aunque, eso sí, esta será una cuesta marcada especialmente por el coste de la luz, que va de récord en récord, y también por el aumento del combustible cuando se registra mayor movilidad.

Si hay algo que sube cada día y que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los consumidores es el precio de la luz. Su desorbitado coste e imparable aumento ha protagonizado gran parte de las conversaciones en las últimas semanas. Ahora llega un momento del año en el que su uso se multiplica y con ello también se incrementa la desesperación de muchas familias al ver cómo cuesta más que nunca pagar las facturas. Si las tarifas eléctricas se mantienen todo el mes igual que en la primera semana la factura del usuario medio puede llegar a los 104,80 euros, según advirtió Facua-Consumidores en Acción. Supone un incremento de casi el 57% si se compara con septiembre de hace exactamente un año, cuando estaba en 66,8 euros.

El precio de la luz pulveriza cada jornada un récord y el pasado viernes llegó a superar los 150 euros el megavatio hora (MWh) por primera vez. Una situación que genera que en los hogares no quede más remedio que aprovechar el denominado horario valle, el más económico, para ahorrarse lo máximo posible. Poner la lavadora por la noche o programar los diferentes electrodomésticos entre las doce de la noche y las ocho de la mañana ya no resulta nada extraño.  Un cambio de hábitos obligado para pagar lo menos posible.

Los últimos datos del IPC, para el mes de julio, ya hablaban de que la mayor variación anual en Castilla y León se había dado en el apartado de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles alcanzando un 11,8%. Si se analizan las gasolineras burgalesas, la estación de servicio más barata en cuanto a gasóleo actualmente se encuentra en Villarcayo con un precio de 1,139 euros el litro mientras que en la más cara se llega a alcanzar 1,359, que se localiza en el kilómetro 278 de la Nacional I en Briviesca. Llenar un depósito de 50 litros oscilará entre 56,95 y 67,95 euros. En gasolina 95 E5, los precios van de 1,3 euros el litro, que se puede encontrar actualmente en el kilómetro 247 de la Nacional-1, a 1,539, que se da en la AP-1 en Briviesca (Km. 35,5) y Ameyugo (Km 63,5). Para llenar un depósito de 50 litros el coste irá desde los 65 hasta los 76,95 euros.

Por otro lado, a la hora de salir a comprar al mercado habrá que meter algo más de dinero en la cartera. Hasta agosto, en los últimos doce meses en Burgos se había dado un aumento del 2,2% en alimentos y del 2,8% en bebidas no alcohólicas. Sin embargo, como avanzó Economía Digital, los grandes grupos no podrán mantener los precios que poseen actualmente y no les quedará más remedio que subir los precios en el último trimestre del año ante el incremento de costes. Hay que recordar que el encarecimiento de la luz afecta a los usuarios pero también a los negocios, que no podrán mantener los precios de seguir la escalada.

Gastos habituales. Por otro lado, se encuentran otros gastos que siempre hay que tener en cuenta al llegar esta época del año y que hacen incrementar el gasto de las familias. Así ocurre con la vuelta al cole, que si solo se tiene en cuenta el coste en libros y material escolar se puede alcanzar un máximo de 350 euros. En Infantil rondan los 100 euros, en Primaria, los 200, y en Secundaria, los 300. Aunque estos precios, facilitados por la Asociación de Libreros de Burgos, bajan en los últimos cursos si se tiene en cuenta que hasta 7.790 personas de la provincia se beneficiarán este año del programa de reutilización y gratuidad de la Junta Releo Plus.

Para ese inicio del curso escolar también hay que tener en cuenta otros aspectos que incrementarán el gasto dependiendo de las necesidades que tenga cada familia como madrugadores, que costará unos 16 euros, y el comedor, que se situará sobre los 100 euros. Una cifra que aumenta en los privados hasta los 40 y los 130, respectivamente. Y eso, sin contar las extraescolares a las que acuda cada alumno... Y también la ropa supone otro gasto importante ahora, cuando toca renovar el vestuario de cara a la nueva temporada. No queda otra que ir mentalizándose ya.