Arquitectura popular hecha cenizas

I.P.
-

Cuidada con mimo por los seis hermanos Alonso, el fuego ocasionado por un rayo que impactó sobre el tejado de madera destruye la conocida como 'la tená la Maribela', la única que se mantenía en pie en Palacios de la Sierra

Javier, uno de los hermanos Alonso, mira desolado la ruina en la que ha quedado la nave. - Foto: f2estudio

La tormenta eléctrica que descargó en la madrugada del miércoles en buena parte de la Sierra de Pinares, ha acabado con uno de los mejores ejemplos de arquitectura tradicional popular conservada en Palacios de la Sierra, vinculada a la actividad ganadera de la zona. La conocida como ‘la tená la Maribela’ -en escrituras- pero como ‘la tená del Carrascal’ para la familia, conservada con mimo por los hijos de Damián Alonso, tuvo la mala suerte de que la alcanzara un rayo en medio de la oscuridad. Damián, dedicado toda su vida a la ganadería, la compró en su día para guardar las ovejas, «siempre la hemos conocido propiedad de casa», dice un hijo.

La estructura de la cubierta de madera y teja comenzó a arder sin dar tregua para salvar el edificio que dos días después se ve desolado, tan solo manteniendo en pie parte de las paredes de piedra, como símbolo de la fortaleza de unas construcciones con las que es imposible acabar del todo. 

Pero será difícil que los hijos de Damián la levanten de nuevo de sus cenizas, reconocía ayer uno de ellos, Jesús, que casi no podía hablar de la emoción. «Es el recuerdo de una forma de vida», aseguraba, lamentando que la tenada haya sufrido el infortunio de un maldito rayo en una noche de tormenta que daba por finalizado el mes de agosto.

Eran las 6 de la mañana cuando el rayo impactó en el tejado y las llamas comenzaban a elevarse haciéndose visibles desde varios kilómetros. El aviso lo dieron trabajadores de Kronospan que regresaban de trabajar en Salas (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este viernes o aquí)