scorecardresearch

Los Fetén y su millón de amigos

A.S.R.
-

Bunbury se suma a la lista de artistas que colaboran con Fetén Fetén en 'Cantables II' con la canción 'Perro del deseo', que completa las diez que el dúo ha adelantado de este álbum que se publicará el 17 de septiembre

Las ilustraciones de Alberto & García han acompañado cada uno de los adelantos, como los de Bunbury, Fito&Fitipaldis y Depedro.

Roberto Carlos quería tener un millón de amigos para así más fuerte poder cantar y Fetén Fetén presume de tener un buen puñado y gracias a ellos poder cantar. Bunbury ha sido el último en sumarse a una aventura iniciada hace seis años. Una feliz casualidad juntó al violinista Diego Galaz y al acordeonista Jorge Arribas con el productor y compositor Sebastián Schon. El argentino los escuchó en Buenos Aires, quedó prendado y se propuso poner letra a sus canciones. Lio a algún amigo para que las entonara. Una cosa llevó a la otra y terminó con el alumbramiento de un disco, Cantables, con la implicación de artistas de relumbrón de ambas orillas del Atlántico: Natalia Lafourcade, Fito Cabrales, Kevin Johansen, Rozalén, Melingo, Arnaldo Antunes, Julieta Venegas, Vicentico, Pedro Guerra, María Ezquiaga, Andrés Suárez y Jorge Drexler. La fiesta gustó y divirtió a sus invitados. Tanto que apostaron por una segunda entrega, Cantables II. Y, desde el 30 de abril de 2020, fecha del lanzamiento del primer adelanto, Para olvidarte, con Depedro, fueron poniendo los dientes largos, y más largos, y mááááás largos a sus seguidores con cada nuevo avance. Hasta el décimo, y último, Perro del deseo, que canta Bunbury, y el público escuchó por primera vez el jueves.

A estos diez temas se sumarán seis más hasta llegar a los 16 que se descubrirán el 17 de septiembre, fecha de publicación de este nuevo álbum del dúo burgalés que este año cumple una década de vida. 

Esas seis pistas por desvelar serán la traca final de unos fuegos artificiales que han explotado a cuentagotas y dibujado gratas sorpresas. Algunas voces repiten, que se conozca, las de Rozalén, que baila Otro vals; Kevin Johansen, que se balancea De noche a ritmo de tango; y Fito&Fitipaldis, más que viejo amigo, que se arranca por rancheras y canta al amor y al desamor en Borranchera. Compañeros en la carretera, aunque nuevos en estas lides, son Coque Malla (No necesito) y El Kanka (Júrame). 

E irrumpen sorpresas, colaboraciones con jóvenes y dispares artistas como Guitarricadelafuente, unidos por la raíz jotera, en Límite; Isaac&Nora, a los que Galaz produce su ópera prima, que cantan Solamente tú; o los mexicanos Daniel, me estás matando, que interpretan la melódica Volver a ti. 

«En todos hay un denominador común: nuestra música. La canción de Bunbury es muy Bunbury, pero también muy fetén; la de Guitarrica es muy Guitarrica, pero también muy fetén. Sí hemos jugado más, pero tenemos la sensación de tener más agarrada la parte más fetén», expone Galaz sin dejar de observar la evolución del grupo desde aquel primer Cantables. Alude a la gira con Fito o a la reciente colaboración con Vetusta Morla en Sonorama. «No es que vayamos a hacer pop rock ahora, pero hemos perdido el complejo a mostrar esa parte que Jorge y yo conocemos y nos gusta», apostilla el violinista en el coche con la cabeza ya puesta en el concierto de esa tarde. Uno más de una intensa gira veraniega. 

Convencido está de que en este segundo volumen han hilado más fino gracias a la experiencia previa. «Técnicamente suena mejor y a nivel de artistas parecía insuperable, pero hemos incorporado a gente con la que no contábamos. Bunbury es uno de esos ejemplos de que este Cantables se ha abierto en nombres, estilos y colores», remacha el músico que, precisamente, ha intervenido en la letra de Perro del deseo, aunque, de nuevo, el grueso es de Schon, productor junto a los Fetén de este disco, que saldrá con el sello Madame Vodevil. 

Cada grabación ha sido un mundo. Con algunos colegas se produjo el encuentro, con otros han rodado un vídeo, y con muchos juntarse fue imposible, pero las filigranas técnicas salvaron las distancias. Aunque, ojo, no son el bálsamo de Fierabras. «La tecnología no hace milagros, hay que currar mucho, tocar instrumentos de verdad y trabajar con buenos músicos y cantantes. Una vez que cuentas con eso, la tecnología juega a favor, suma cuando la materia prima es honesta», puntualiza la mitad de Fetén, feliz con este millón de amigos que los ayudan a cantar.