scorecardresearch

Míchel quiere un ritmo alto para no dejar respirar al Burgos

EFE
-

El técnico de los catalanes destaca la trayectoria "positiva" del equipo burgalés, que llega a Montilivi con "una moral y una confianza muy altas"

Míchel, técnico del Girona. - Foto: @LaLiga

El entrenador del Girona, Míchel Sánchez, afirmó este jueves, en la previa de la visita del Burgos CF, que el equipo quiere cerrar 2021 con un triunfo para que "la afición se vaya de vacaciones ilusionada", aunque también subrayó que será "un partido súper difícil".

Míchel se mostró ambicioso y remarcó que, si el Girona pierde y acaba la primera mitad de LaLiga SmartBank con 28 puntos será "una primera vuelta con déficit". "No daría para luchar por lo que quiere el equipo. Con 31 tampoco, pero el equipo estaría cerca, y estar cerca después de todo lo que ha pasado sería una buena noticia", añadió el técnico rojiblanco.

Según el entrenador del conjunto catalán, acabar la vigésimo primera jornada con 31 puntos equivaldría a "una primera vuelta normal ni buena ni mala, ni top ni desastrosa", aunque reconoció que está "muy contento" y que el equipo vive "un buen momento".

Míchel también afirmó que el de este viernes es "un partido importantísimo" y que, para cosechar los tres puntos, el Girona tendrá que "correr y pelear mucho, ser un equipo que vaya hacia adelante, que sea muy agresivo y juegue a un ritmo muy alto para que el Burgos no pueda respirar".

Sobre el Burgos, Míchel destacó que "es un rival con una trayectoria positiva y una moral y una confianza muy altas" y que "viene de tres victorias seguidas en Liga, con cero goles en contra y seis a favor".

En cuanto al sorteo de Copa del Rey, el técnico reconoció que su rival favorito de cara a los dieciseisavos de final sería el Espanyol, porque "es cercano, hay buen rollo, se jugaría en Girona, es un Primera División y es un partido que gustaría a la afición".