El cura de 14 pueblos burebanos da positivo en COVID-19

S.F.L.
-

Henry Osbaldo Gómez ingresó el lunes en el HUBU con síntomas claros de infección por coronavirus. Llevaba desde el 11 de marzo sin salir porque ya entonces no se encontraba bien

El cura de 14 pueblos burebanos da positivo en COVID-19

El párroco de 14 localidades de la comarca burebana, Henry Osbaldo Gómez, ha salido de la Unidad de Corta Estancia de Urgencias (UCE) del Hospital Universitario de Burgos tras ingresar la tarde del lunes al padecer sintomatología evidente de que había contraído el coronavirus. Los dolores musculares, la fiebre y las dificultades respiratorias alarmaron al cura que, se acercó en su propio vehículo hasta el centro de salud de Briviesca para recoger el volante y dirigirse desde allí al HUBU. Este periódico pudo comprobar que en ningún momento salió de su coche y fue el coordinador del ambulatorio, Juan Busto, quien le hizo entrega del documento desde la calle.
Según lo que el propio sacerdote ha declarado a DB, cree que pudo contagiarse durante la novena edición del Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la denominada Iglesia en Castilla, que se celebró del 9 al 11 de marzo y en la que participaron más de un centenar de personas. El sacerdote afirma que mientras duró su estancia pasó frío y el mal estar que comenzó a sufrir los días posteriores a su llegada a Briviesca, ciudad en la que reside, lo achacaba a un simple resfriado.
Fue el pasado sábado cuando comenzó a sentir dolores musculares y la temperatura corporal aumentó, aunque no en exceso. Puso en conocimiento a Busto, uno de los facultativos del centro de la capital burebana, y este le transmitió tranquilidad y que se quedara en casa. La fatiga continuó progresando hasta que el lunes por la mañana padecía dificultades al respirar.
Ingresó en el hospital y le realizaron las pruebas. Dieron positivo en coronavirus. Permaneció en la UCE hasta ayer por la tarde, al comprobar que su estado no era del todo grave, le trasladaron a planta, donde comparte habitación con otro afectado. Sigue tosiendo y al hablar nota que le falta el aire pero tiene fe en que en los próximos días su estado mejorará.
El paciente quiere mandar un mensaje de tranquilidad a los feligreses y manifiesta que se fue de viaje el día 9 y que desde el 13 marzo no ha tenido contacto con nadie. Decidió confinarse en su domicilio y no realizar ni sus compras porque notaba que algo no iba bien.
El párroco de Briviesca, Julián Galerón, expone que él se encuentra en perfectas condiciones y que en los últimos días no coincidió con Henry Osbaldo, pese a que residen en el mismo edificio pero en diferentes viviendas.