FAE alerta del "nubarrón" que se le viene a la automoción

L.M.
-

Miguel Ángel Benavente critica la "demonización" de los coches diésel y recuerda que los vehículos eléctricos "tienen cerca de la mitad de componentes que los de combustión"

El salón de actos de la Facultad de Económicas reunió a representantes de FAE, de Cajaviva Caja Rural y de la Universidad de Burgos. - Foto: DB

El presidente de FAE, Miguel Ángel Benavente, ha alertado esta semana de las "amenazas claras" que se ciñen sobre la economía burgalesa, a la que calificó como "una isla" con respecto al resto del país, lo que debe provocar que los empresarios y agentes provinciales "no nos podemos dormir". Durante un encuentro con estudiantes universitarios en la facultad de Ciencias Económicas, Benavente advirtió de los "nubarrones" que se le avecinan a la industria burgalesa, especialmente sobre la automoción, afectada por la "demonización que el Gobierno está haciendo hacia el coche diésel". 
Indicó el presidente de FAE que, de media, un vehículo eléctrico, la solución que está promoviendo -y casi exigiendo a los concesionarios- el Ejecutivo para paliar las emisiones de dióxido de carbono "tienen entre un 40 y un 50% menos de componentes que uno de combustión", lo que deja en peligro la supervivencia de cientos de compañías locales. "Las emisiones de CO2 han subido un 2,5%; al vetar al diésel se están vendiendo más gasolinas, que contaminan lo mismo pero consumen más. Además, el Estado recauda más en impuestos", lamentó Benavente. "Vender coches eléctricos es poco práctico a día de hoy", aseguró el presidente de FAE, que reclamó al Gobierno "menos imposiciones y precipitación a la hora de aplicar esta normativa".

Con respecto a la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 950 euros, advirtió que "puede hacer un daño terrible" a ciertos sectores de la economía como la agricultura o los servicios, con unos márgenes muy estrechos. También se refirió Miguel Ángel Benavente a la importancia que tienen las pequeñas y medianas empresas y los autónomos en la economía española, ya que son una gran fuente de empleo. "Tienen un 35% más caro la financiación que en la eurozona, además de pagar la energía un 20% más cara", denunció.