scorecardresearch
Ignacio Camarero

Dibujos de Ciudad

Ignacio Camarero


Tasa Pucela

18/07/2022

Vendrá su majestad. Acompañada del señor Sánchez, don Pedro. Actual presidente de nuestro nuevo régimen erótico bolivariano. Será este jueves. Veintiuno de julio. Inaugurando el tren de alta velocidad que más retraso ha traído nunca a nuestra ciudad.

He tratado sin éxito saber cuánto les costará el viaje. Fuentes de Moncloa, eso sí, han confirmado que serán unos noventa y cuatro mil ochocientos euros menos de los que la señora Montero, doña Irene, se ha gastado en la fiesta pijama de su Nueva York matriarcal. Lo único que he conseguido averiguar es el alcance de la Tasa Pucela. El impuesto autonómico que también tendrá que pagar el jefe del estado para llegar a Burgos desde Madrid. Dicho de otra manera. Cuánto se va a dejar su majestad, también burgaleses y madrileños, por el peaje vía Valladolid.

Las cuentas son muy sencillas. Pura Matemática. La tasa Pucela que tendrá que abonar don Felipe este jueves será de sesenta euros. Ciento veinte si quiere venir y volver. Este impuesto periférico autonómico viene determinado por dos conceptos. El primero es espacial. Llegar hasta Madrid desde nuestra ciudad pasando por Valladolid supone un incremento de unos sesenta kilómetros de distancia. Ciento veinte para los viajeros que tengan la osadía de también querer regresar. Así que, hagan cuentas, sabiendo que el precio medio del billete de AVE es de dieciocho céntimos por kilómetro, el primer rejón de la tasa Pucela, supera ligeramente los diez euros. Veinte, si se quiere volver.

El segundo concepto de la tasa Pucela es temporal. Y más difícil de medir. Varía según convenio. En el caso de don Felipe, con un salario bruto de doscientos cincuenta mil euros, y mil setecientas horas trabajadas al año, según el convenio occidental de monarquías parlamentarias, los veinte minutos de dieta de la tasa Pucela supondrán otro rejón de cincuenta euros. Dos cincuenta, por minuto. Cien, si se trata de ida y vuelta. Menos mal que el de Borbón y Grecia ha estado listo. Doña Leticia, doña Leonor, y doña Sofía, no vendrán. Se quedarán en La Zarzuela. Los servicios de inteligencia de la casa real han confirmado que RENFE tampoco ha pensado en descuentos por familia. Será que las niñas ya conocen Valladolid…