scorecardresearch

Familiares de fallecidos por covid reivindican en las Cortes

SPC
-

Fuentes resalta, tras entregar la Medalla de Oro, que la adversidad solo se vence con «la unión de todos»

El presidente de las Cortes y una representante de los sanitarios y sociosanitarios fallecidos por covid colocan la medalla de oro en una columna de las Cortes. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Familiares de sanitarios y sociosanitarios fallecidos por la covid reclamaron a las administraciones autocrítica por la gestión de la pandemia, a la vez denunciaron una cierta desmotivación por decisiones «no acertadas» y criticaron que esta crisis sanitaria haya mostrado ciertas carencias del sistema por no ser capaz de proteger a sus profesionales.

Ana Gutiérrez García, hija del médico Antonio Gutiérrez González, coordinador del centro de salud de Eras de Renueva en León y que falleció en abril del pasado año a consecuencia de la covid, fue la encargada de representar a las víctimas durante el acto de entrega de la Medalla de Oro de las Cortes de Castilla y León a los sanitarios y sociosanitarios de la Comunidad en reconocimiento a su esfuerzo y sacrificio en la lucha contra la pandemia.

Gutiérrez aseguró que es «doloroso» que las administraciones no quieran asumir ciertas responsabilidades y reclamó también a la Junta que conceda a la carrera profesional, a la vez que advirtió del cansancio de los profesionales por una pandemia que aún esta lejos de acabar.

En su intervención, además de asegurar que nunca existirá un grado suficiente de reconocimiento para el esfuerzo de tantos profesionales durante la pandemia, agradeció el legado de humanidad que recibe de su padre, del que destacó su «vocación sin límites» por la medicina, algo que le llevó a «dar su vida por los demás».

Por su parte, María del Pilar Mateos, en representación de los más de 20.000 profesionales sanitarios y sociosanitarios de la Comunidad, agradeció el reconocimiento de las Cortes y recordó que la pandemia se ha cobrado ya la vida de 17 profesionales en Castilla y León y de un total de 117 en España.

Mateos argumentó que la pandemia, a la que estos profesionales se tuvieron que enfrentar en los primeros días con la única herramienta de la vocación, ha servido para poner de manifiesto las fortalezas y las debilidades del sistema sanitario, por lo que argumentó que las administraciones deben aprovechar esta oportunidad para mejorar la atención sanitaria, corrigiendo fallos y fortaleciendo herramientas que, como la telemedicina, han demostrado que funcionan.

A su vez, recalcó que detrás de la generosidad demostrada durante la pandemia, no hay héroes, «solo trabajadores de carne y hueso».

Al inicio del acto, los familiares de Isabel Ester Martín, Antonio Gutiérrez González, Luis Fernando Mateos, María Soledad Sacristán, Celsa Rafael Nieto, Félix Pinedo, Juan de la Cruz Sánchez y José María Esteban, algunas de las víctimas de la covid entre los profesionales sanitario y sociosanitarios recibieron un reconocimiento. Por su parte, la Medalla de Oro se colocó en pasillo principal de las Cortes.

Unidad y trabajo.

El acto lo cerró el presidente de la Cortes, Luis Fuentes, quien resaltó que la principal lección que se puede extraer de la pandemia y que han dejado los profesionales sanitarios y sociosanitarios es que la adversidad solo se vence «con la unión de todos, con el trabajo cooperativo, arrimando el hombro y sumando fuerzas».

Fuentes advirtió que la crisis solo se superará si «salimos todos y a la vez» y recalcó que «no podemos dejar a nadie atrás», especialmente a los que la pandemia ha dejado desprotegidos. El presidente destacó que la sociedad nunca podrá olvidar el sacrificio de los profesionales conscientes del riesgo que corrían, y en especial a los que la covid les segó la vida mientras se entregaban en el cuidado a los demás.

En palabras a los familiares de la víctimas, Luis Fuentes recalcó el «dolor y el horror» que supuso no poder acompañar a sus seres queridos en el final de sus vidas, mientras que ellos sí acompañaron a sus pacientes y residentes en los días más «difíciles y sombríos», mimándoles hasta el último momento».

A su vez, destacó que los médicos, enfermeras, farmacéuticos, auxiliares de clínica, administrativos, celadores, personal de limpieza y cocina, trabajadores de residencias y conductores de ambulancia antepusieron su deber a su propia seguridad, «demostrando una responsabilidad fuera de lo común».

Finalmente, Fuentes agradeció el trabajo de los servicios esenciales que evitaron  el desabastecimiento de alimentos, así como a los medios de comunicación, fuerzas de seguridad, gasolineras y funerarias.