scorecardresearch

La UCCL se movilizará a finales de febrero

I.P.
-

La organización agraria responsabiliza a Coag y Upa de no lograr la unidad de acción para salir a la calle. Además, argumenta que no cree que ahora sea el momento oportuno en plena campaña electoral en la comunidad

Rueda de prensa en la UCCL sobre la actual situación del sector. - Foto: Luis López Araico

Apenas unos días después de que Asaja, Coag y Upa anunciaran movilizaciones para la próxima semana, esta mañana lo hacía la UCCL pero para finales de febrero. Como ya sucediera el año pasado, tampoco en esta ocasión se ha conseguido la unidad de acción, pese a que las reivindicaciones que están encima de la mesa sea las mismas, con la reforma de la PAC de fondo.

Por una parte, la UCCL considera que en plena campaña electoral en la comunidad no es el momento oportuno «porque no queremos interferir al defender nuestra independencia política», explicó la presidenta provincial, Susana Pardo. No es el único motivo, explica, añadiendo que defienden la unidad de acción en toda la región y a nivel nacional, mientras que algunas organizaciones, en referencia a Coag y Upa, no les invitan en provincias de Castilla y León como Zamora, Salamanca o Palencia, donde les «humillan», por lo que ellos defiende «que van juntos en todas o en ninguna».

Al margen de esas diferencias en el calendario de movilizaciones, las preocupaciones en las organizaciones son similares. Pardo exigió que el Gobierno ponga inmediatamente en marcha la ley de la cadena alimentaria y un modelo que blinde unos precios oficiales por encima del coste de producción para que las explotaciones, fundamentalmente, las del sector lácteo, sean rentables, o de lo contrario, la sangria seguirá provocando el cierre de granjas de vacuno y ovino. En estos momentos, la región está por debajo de las 800 cuando hace 6 años había unas 1.400 explotaciones.

Aunque los responsables sindicales hicieron hincapié en los problemas por los que atraviesa la ganadería, no menos son los de la agricultura que, explicaron, con las nuevas medidas mediambientales que exigirá la nueva PAC la producción cerealista sufrirá un descenso entre el 5 y 10%, mientras inciden en el incremento del precio de todos los insumos, tanto en semillas, nitratos, herbicidas, gasoleo y reparación de maquinaria, lo que está provocando un incremento del coste al sector esta sementera entre un 20% y un 23%, reconoció el coordinador regional, Jesús Manuel González Palacín, que añadió que el sector se enfrenta a una campaña de «gran incertidumbre».

Por esos motivos, desde el sindicato se pide un paquete de medidas fiscales que compensen esos desajustes entre las subida de precios de insumos y la productividad de las explotaciones agrarias y ganaderas, incidiendo una vez más en exigir que la nueva PAC esté orientada a los profesionales del campo a título principal.