scorecardresearch
Fernando Lussón

COLABORACIÓN

Fernando Lussón

Periodista


Cumpleaños en Dubái

06/01/2022

El rey emérito, Juan Carlos I, cumplió ayer 84 años y por segundo año consecutivo celebró su cumpleaños en su exilio dorado de Dubai, desde donde, periódicamente, lanza mensajes a través de sus 'fuentes cercanas' sobre su deseo de volver a España.  Sin embargo, muchas de esas declaraciones son extemporáneas y teñidas de una cierta amenaza que no hacen sino retrasar la posibilidad de su regreso, como cuando afirma que quiere volver a residir en el Palacio de la Zarzuela, la residencia oficial del jefe del Estado, y que se le restituya la asignación que su hijo le retiró cuando se convirtió en protagonista de la crónica de tribunales. Su insistencia en la vuelta cuanto antes, después de que la fiscalía suiza archivara las diligencias en las que podía verse afectado chocaba además con dos momentos de singular importancia para su hijo Felipe VI, el mensaje de Nochebuena dirigido a todos los ciudadanos, y el de la Pascua Militar, que se celebra hoy, en el que se dirige a las Fuerzas Armadas.   

El horizonte judicial del rey parece despejado también en España pese a la prórroga de las investigaciones que ha acordado la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, para analizar los últimos documentos suizos y dar carpetazo a las diligencias en el Supremo. Es cuestión de tiempo su exoneración completa, de tal forma que solo quedaría abierto el juicio en Londres por la acusación de su examante, Corinna Larsen, sobre un supuesto acoso, en el que se dilucida su pertenencia o no a la Casa Real.  Las últimas imágenes publicadas del rey emérito rodeado de dos empresarios amigos en un torneo de tenis en el que jugaba Rafa Nadal, las noticias sobre la presencia de otra de esas 'amistades peligrosas' en su entorno en Dubai, el traficante de armas de origen libanés Abderramán el Assir, y otros rumores sobre sus compañías en el emirato árabe tampoco ayudan a que Felipe VI y el Gobierno den luz verde a su vuelta a España.   

Felipe VI salvó el mensaje de Nochebuena con una referencia críptica a su padre -"Debemos respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral", dijo- y más fácil tendrá eludir las referencias al rey emérito en su mensaje a los militares, o pasar de puntillas sobre la situación de su padre.  Los Ejércitos, en especial alguna de sus unidades, han vuelto a desempeñar un papel preponderante tanto en la lucha contra la pandemia del covid-19, aunque en una situación más de retaguardia en comparación con su actuación en la primera ola de los contagios, y luego ante las catástrofes naturales en especial por la erupción del volcán de la isla de La Palma.  

En cuanto a la situación de las Fuerzas Armadas, esta vez los militares 'golpistas' que se encuentran en situación de reserva no han dado señales de vida como el pasado año, lo que le permitirá centrarse en la labor de los militares tanto en las misiones en el extranjero como dentro de España. En ningún caso está de más, como hizo hace dos semanas, que recuerde que la Constitución es 'la viga maestra' que sustenta la vida de la nación, y el consenso el instrumento para impulsar su progreso.   

Es muy probable que el próximo año el rey emérito pueda celebra su cumpleaños en España. Sus explicaciones, tras el detallado informe sobre sus actividades que se espera de la Fiscalía del Supremo contribuirían a hacer más fácil su vuelta y a reforzar su imagen pública.