scorecardresearch

El Estado quiere ceder el tramo de la muralla del cenador

C.M.
-

La Subdelegación del Gobierno espera regularizar la situación tras la investigación abierta por Hacienda

Vista del tramo situado entre la plaza Alonso Martínez y la calle Trinidad. - Foto: Alberto Rodrigo

El Estado quiere regularizar la situación de la parte de la muralla situada en la calle Trinidad que saltó a la actualidad por la instalación del polémico cenador y cederlo al Ayuntamiento como se hizo con otros tramos. La Delegación de Economía y Hacienda de Burgos abrió una investigación patrimonial a raíz una denuncia del historiador Jesús Ojeda en la que este aseguraba que no era privada sino pública y se concluyó que «era bien de dominio público estatal». 

En el escrito se añadía que «cabía la posibilidad de que se hubiera hecho una cesión al Ayuntamiento», como consta se hizo en tramos de la muralla que no fueron enajenados» y se abrió una nueva investigación. Según indicaron desde la Subdelegación del Gobierno, «hasta ahora no hay antecedentes que confirmen que se ha cedido la administración local como sí se ha hecho con el resto de tramos» y esta situación se quiere zanjar. 

Para ello, se propondrá al Ayuntamiento que solicite formalmente la cesión para que la entidad local asuma su mantenimiento como sucede con otros lienzos, dado que está elaborando un plan director que incluye un diagnóstico de la situación y un análisis de la titularidad de los tramos, así como también propuestas para su rehabilitación y puesta en valor. 

Cabe recordar que Ojeda inició sus investigaciones a raíz de que el propietario de la casa de la plaza Alonso Martínez número 4 colocó un cenador sobre el cubo de la muralla, lo que generó una gran polémica que acabó en los tribunales y una sentencia le obligó a quitarla.

Tras consultar en diferentes archivos concluyó que el dueño solo sería propietario de los 5,244 metros que fueron los que se compraron al Ejército en el siglo XIX, -los más próximos a su propiedad- mientras que los 39,5 metros restantes, que incluyen el cubo, eran del Estado. En su día fueron desafectados del uso militar y pasó al a Hacienda pública. El investigador  decidió presentar el recurso de responsabilidad patrimonial y se le dio la razón. El Estado no tiene ningún interés en el tramo de muralla, dado que tendría que asumir su mantenimiento, de modo que apuesta por su cesión a la ciudad.