scorecardresearch

3.084 burgaleses del año 2004 se beneficiarán del bono joven

DB
-

Los jóvenes de la provincia que alcancen este año la mayoría de edad recibirán 400 euros para invertir, única y exclusivamente, en cultura

3.084 burgaleses del año 2004 se beneficiarán del bono joven

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha valorado muy positivamente el novedoso Bono Cultural Joven por el que las personas que cumplan 18 años en 2022 (nacidas, por tanto, en 2004) van a recibir 400 euros cada una para invertir única y exclusivamente en cultura. En Burgos se podrán beneficiar de esta medida 3.084 jóvenes.

Barcones ha presentado este Bono Cultural Joven el mismo día en el que se abre el plazo de inscripción de empresas y entidades del sector cultural al programa. La adhesión de las empresas es un paso indispensable para que los jóvenes de toda España puedan hacer uso del bono, allá donde se encuentren, en cuanto este se active, algo que ocurrirá dentro de unas semanas. "El Bono Cultural Joven -ha añadido la delegada- es una puerta de entrada en la edad adulta de la mano del cine, el teatro, la poesía, la literatura, el arte o el patrimonio".

En Castilla y León podrán beneficiarse un total de 20.890 jóvenes entre los que se distribuirán 8.356.000 euros. Alcanzan la mayoría de edad este año 1.358 abulenses, 3.084 burgaleses, 3.699 leoneses, 1.305 palentinos, 2.859 salmantinos, 1.505 segovianos, 846 sorianos, 4.912 vallisoletanos y 1.322 zamoranos.

La distribución del dinero que percibirán en cada provincia es, por tanto, la siguiente: 543.200 euros en Ávila, 1.233.600 euros en Burgos, 1.479.600 euros en León, 522.000 euros en Palencia, 1.143.600 euros en Salamanca, 602.000 euros en Segovia, 338.400 euros en Soria, 1.964.800 euros en Valladolid y 528.800 euros en Zamora.

Para que el Bono Cultural Joven sea un éxito y los más de 200 millones de euros destinados a unos 500.000 jóvenes de nuestro país lleguen de forma efectiva a los sectores culturales y que lo hagan además repartidos por todo el territorio, es imprescindible que las entidades y empresas del sector cultural de toda España soliciten su adhesión.

Y es que el Bono Cultural Joven será de uso exclusivo en establecimientos o instituciones adheridas al programa, que presten servicios en España y que, de forma profesional y habitual, ejerzan actividades de venta o puesta a disposición de productos, actividades y servicios culturales. La gestión del programa se realizará a través de una plataforma tecnológica específica para las entidades colaboradoras. Las solicitudes se tramitarán por orden de presentación.

"Todo el tejido cultural de nuestra comunidad autónoma, tanto público como privado, -ha dicho Barcones- está invitado a sumarse: librerías, teatros, festivales, salas de cine, museos, tiendas de música… Es una gran oportunidad para ayudar a los jóvenes a iniciarse de forma autónoma en la cultura, crear en ellos un hábito de consumo de productos culturales y también de apoyar a las empresas e industrias culturales y creativas de Castilla y León y de España".

Una vez concedida la ayuda al beneficiario, se abonará el importe total concedido, en un único pago, en formato de tarjeta prepago virtual nominal, que estará identificada con un número y la identidad del beneficiario. Estarán vigentes durante los 12 meses siguientes a su concesión. Excepcionalmente, se podrá emitir una tarjeta física, en caso de que el beneficiario no disponga de dispositivo móvil compatible para contener la mencionada tarjeta virtual, cuando así se solicite.

El Real Decreto que regula el Bono Cultural Joven establece que el gasto se distribuya y diversifique entre tres sectores distintos, con importes máximos por cada uno. Se prevé que el bono subvencione artes en vivo, patrimonio cultural y artes audiovisuales hasta un máximo de 200 euros por beneficiario. Se repartirá entre entradas y abonos para artes escénicas, música en directo, cine, museos, bibliotecas, exposiciones y festivales escénicos, literarios, musicales o audiovisuales.

Además, se recoge subvencionar productos culturales en soporte físico hasta un máximo de 100 euros: libros; revistas, prensa, u otras publicaciones periódicas; videojuegos, partituras musicales, discos, CD, DVD o Blu-ray.

Por su parte, cada persona beneficiaria podrá destinar hasta 100 euros al consumo digital o en línea: suscripciones y alquileres a plataformas musicales, de lectura o audiolectura, o audiovisuales, compra de audiolibros, compra de libros digitales (conocidos como e-books), suscripción para descarga de archivos multimedia (los conocidos como podcasts), suscripciones a videojuegos en línea, suscripciones digitales a prensa, revistas u otras publicaciones periódicas. Dichas suscripciones estarán limitadas a un máximo de cuatro meses.

No será subvencionable la adquisición de productos de papelería; libros de texto curriculares, ya sean impresos o digitales; equipos, software, hardware y consumibles de informática y electrónica; material artístico; instrumentos musicales; espectáculos deportivos y taurinos; moda y gastronomía. El bono tampoco cubrirá la adquisición de productos que hayan sido calificados como X o pornográficos.

La norma también prevé que el Bono Cultural Joven sea compatible con cualquier otra subvención, ayuda, ingreso o recurso procedente de otras administraciones públicas.