scorecardresearch

Verallia invierte en plena pandemia para aumentar producción

L.M.
-

La planta burgalesa, la más grande de la Península Ibérica, ha desembolsado 12 millones en reparar su horno de fundición para vidrios blancos y modernizar las máquinas y lineales. Espera llegar a los 620 millones de botellas al año

Verallia invierte en plena pandemia para aumentar producción - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La pandemia está poniendo en jaque a una multitud de compañías en todos los sectores y territorios.Son muy pocas las firmas a las que la crisis de la covid-19 les está pasando de largo, mientras que el grueso se han visto abocadas a poner en marchaERTE, reducciones de producción o, en los peores casos, el cierre. En el caso de la planta burgalesa de Verallia, una de las empresas líderes a nivel mundial del sector de los envases de vidrio, el estallido de la pandemia ha coincidido en pleno proceso de renovación de sus instalaciones. Lejos de paralizar las inversiones, la dirección ha continuado con su planificación y durante este curso han inyectado más de 12 millones de euros para modernizar la fábrica.

La mayoría del montante se ha destinado a la reparación del segundo de sus hornos de fundición, dedicado a la fabricación de botellas de vidrio blanco. En total han sido cerca de 8 millones ejecutados durante verano y en los que han participado 430 trabajadores de 41 empresas diferentes, muchas de ellas burgalesas pero también internacionales.«Ha sido una obra ejemplar en todos los sentidos.Siendo el arranque de nuevas instalaciones una fase siempre compleja en nuestro negocio, pasará a ser un referente para todas las plantas del grupo en futuras reconstrucciones», asegura Eulogio López, director de la fábrica, y que está al frente de una plantilla de cerca de 230 trabajadores. De media cada horno -en Verallia tienen dos- tiene una vida útil de alrededor de 16 años; pasado este tiempo se suelen reconstruir, como ocurrió el año pasado con el de mayores dimensiones, previa inversión de 33 millones.

Las labores que se han ejecutado ahora no han sido desde cero, sino una especie de mantenimiento y cambio de materiales rutinario cada 8 años, por lo que el montante es considerablemente inferior. Tras estos trabajos, López admite que Verallia Burgos «se ha convertido en una de las plantas de vidrio de mayor tamaño en Europa, siendo la fábrica más grande que la compañía tiene en la Península Ibérica».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)