scorecardresearch

El policía local, el taxista, una silla de ruedas y la multa

J.M.
-

El juez anula por arbitraria la multa a un taxi que ayudó a un cliente discapacitado. Ve justificado que moviera ligeramente una valla para acercar a una persona en silla de ruedas al cementerio. La Policía Local lo sancionó con 3.000 euros

Un agente regula el acceso al cementerio en el Día de Todos los Santos. - Foto: Valdivielso

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo ha dado un doloroso tirón de orejas a la Policía Local en una sentencia que anula la multa de 3.000 euros que un agente puso a un taxista el Día de Todos los Santos por retirar momentáneamente una valla del cementerio con el objetivo de acercar hasta la puerta del mismo a un cliente en silla de ruedas que iba acompañado de otra persona de edad avanzada. El magistrado no solo ve como «justificado» el modo de actuar del conductor sino que afea al agente «una arbitrariedad impropia de su condición profesional, que le obliga a tener un trato respetuoso con los ciudadanos».

Aunque la sentencia acaba de ser notificada hace apenas unos días, los hechos se remontan al 1 de noviembre de 2019. Al final de la mañana de ese día, el conductor de un taxi adaptado acudió al Centro Cívico de Río Vena tras la llamada de un cliente con movilidad reducida que pedía que le trasladaran hasta la puerta del cementerio.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)