scorecardresearch

35 hectáreas de solares tenían «vegetación descontrolada»

H.J
-

Las brigadas de los Planes de Empleo actúan en más de 85 terrenos urbanos, forestales y caminos alrededor de la capital que presentaban alto riesgo de incendio e insalubridad

Los trabajos, que se llevan a cabo de forma manual y también con el apoyo de maquinaria, continuarán de aquí a diciembre. - Foto: Alberto Rodrigo

Era una cuestión de estética, pero también de salubridad y de prevención del riesgo de incendios como los que un fin de semana a mediados de julio se sucedieron en varios solares entre el G-3 y Villímar. Las cuadrillas contratadas por el Ayuntamiento de Burgos, a través de los Planes de Empleo de la Junta de Castilla y León, han desbrozado más de 35 hectáreas en el término municipal, de las cuales 16,6 se corresponden a parcelas urbanas y 19,4 a forestales.

Es el balance de varias semanas de trabajo, que todavía no han concluido y que se siguen desarrollando en diversos puntos de la ciudad. Y es el resultado de la colaboración entre las concejalías de Medio Ambiente y Licencias. El titular de aquella, Josué Temiño, explica que en el mes de junio su departamento solicitó al de Licencias un listado de los solares municipales y entonces fue consciente de las necesidades.

Decenas de parcelas eran susceptibles de desbroce, la situación desbordaba las posibilidades de las cuadrillas que trabajan con métodos manuales, y por eso se alquiló mediante un contrato menor maquinaria que apoyase el trabajo de las 26 personas contratadas.

Con todo ello, a lo largo de las últimas semanas se han podido adecentar multitud de puntos distribuidos por todo el término de Burgos, desde el entorno de Villalbilla al de Villímar, pasando por Villatoro, la zona de Fuentecillas o los grandes sectores S-3 y S-4.

Entre ellos, 85 solares que presentaban el peligro de contar con una «vegetación descontrolada», tal y como figura descrita en los informes técnicos. En su inmensa mayoría eran al 100% propiedad municipal, aunque también figuran algunos de titularidad compartida público-privada. Están situados nuevamente en Fuentecillas, la Barriada San Juan Bautista, el entorno del bulevar del ferrocarril el parque Europa, la zona centro, Cortes, alrededores de la avenida de Cantabria y los barrios en crecimiento frente a la estación de trenes. En su conjunto suman casi 250.000 metros cuadrados, que ahora presentan un aspecto mucho más digno del interior de una ciudad.

A máquina y a mano. Además, fuera del casco urbano, se han acometido limpiezas con maquinaria en casi 14 hectáreas de parcelas forestales (principalmente en Villatoro y Villalbilla) y a mano se han desbrozado otras 5 hectáreas en estas mismas ubicaciones.

Y finalmente, para adecentar las veredas de los caminos en Villayuda, la calle Camino José Cela o Benito Pérez Galdós, se han repasado más de 7,7 kilómetros de trazados, la mayoría segados a máquina.

El informe de actuaciones elaborado por el Servicio de Medio Ambiente y Sanidad reconoce que la vegetación descontrolada en parcelas de suelo urbano «conlleva un aumento del riesgo de incendio y del peligro de que puedan generarse problemas de salubridad por insectos, roedores, reptiles o acumulación de basuras y restos vegetales, además de causar una mala sensación estética».

Y añade, como también reconoce el concejal Josué Temiño, que «el estado de estas zonas genera numerosas quejas al 010 e instancias por parte de los ciudadanos». Los cálculos iniciales pasaban por actuar en aproximadamente 20 hectáreas, pero la realidad de estas pocas semanas de trabajo ya han superado ampliamente todas las previsiones.