Los delitos se contienen pese a bajar las horas de patrulla

S.F.L.
-

El vandalismo y los robos son los ilícitos más comunes en Briviesca. La Policía Local dejó de trabajar de noche en mayo

Los delitos se contienen pese a bajar las horas de patrulla - Foto: S.F.L.

El vandalismo y los hurtos constituyen los dos grupos de delitos más numerosos para la Policía Local de Briviesca, según los datos de la memoria de 2019, que se mantiene prácticamente en las mismas cifras con respecto a 2018 pese a que las horas de vigilancia se han visto reducidas al disminuir la plantilla y dejar de prestar servicio nocturno.
Los agentes realizaron un total de 103 atestados y 40 informes a prevención, todos ellos relaciones por accidentes, documentación extraviada, robos, mordeduras de perros, daños en comunidades y quema de contenedores. La población de Briviesca asciende a 6.271 habitantes y aunque se han vivido episodios de vandalismo, los agentes no creen que sean tan graves como para que los vecinos se alerten y cojan miedo.
En los meses de septiembre y octubre se produjo una ola de robos de vehículos pero, en su día, las propias víctimas atribuyeron los actos a gamberradas, ya que todos ellos aparecieron poco después en las proximidades de la capital burebana, algunos en condiciones bastante desastrosas.
Durante los doce meses del pasado año, desde las oficinas del cuerpo se instruyeron 223 denuncias de circulación, de las cuales seis fueron trasladadas a la Jefatura Provincial de Tráfico. Fuentes policiales manifiestan que al tener competencia exclusiva en dirigir, señalizar y hacer respetar el tráfico dentro del casco urbano de la ciudad es donde «más problemas» se encuentran.
La Policía Local abrió 410 expedientes en el Negociado de Objetos Perdidos. Desde él recuerdan a los ciudadanos que hacen entrega en las oficinas municipales artículos de distinta índole que se encuentran en la vía o a los que denuncian un robo que deben «pasar por las dependencias a preguntar o ponerse en contacto telefónicamente». Uno de los agentes de la ciudad declara que tienen la oficina llena de objetos que los vecinos pierden pero que luego no se molestan en recuperar.
El mal cuidado de los animales continúa generando trabajo. En 2019 se han levantado siete actas denuncias a ordenanzas municipales de protección de animales de compañía y por perros peligrosos, esta última bien por llevarlos sueltos o sin bozal, o por que la correa que les sujeta no cumple con las medidas y materiales exigidos.
En colaboración con el Juzgado de primera Instancia de la ciudad, los agentes han ejecutado además dos controles de localización permanente de personas.
llamar al 1-1-2 por la noche. El servicio de vigilancia nocturna que llevaba a cabo el cuerpo desapareció el mes de mayo, pese a que una de las semanas más conflictivas del año, la de las fiestas patronales de agosto, se retomó con la ayuda de agentes de otras ciudades. Desde entonces, las noches de Briviesca no disponen de vigilancia, un hecho muy criticado por los vecinos, que a través de las redes sociales canalizan sus protestas a modo de fotodenuncia.
Con relación a los posibles requerimientos de los ciudadanos a partir de las 22 horas, agentes del cuerpo aclaran que deben avisar al 1-1-2, desde el que se deriva posteriormente la llamada al servicio que corresponda. Cuando la Policía Local no responde, inmediatamente se da traslado a la Guardia Civil (062), a la que «incumben los temas relacionados con la seguridad ciudadana, incluido el horario de cierre de los establecimientos municipales», aclaran.

LA PLANTILLA SE INCREMENTA EN VERANO.
Desde que tres agentes decidieran trasladarse a otras dependencias el pasado mes de agosto, la plantilla de la Policía Local de Briviesca cuenta con siete agentes. A pesar de que los turnos de noche se dejaron sin cubrir en mayo, la pérdida de trabajadores provocó que el servicio no se pudiera retomar.  
A partir de que el equipo de gobierno de la ciudad -formado por el PSOE y Asamblea Briviesca- tomase posesión, han intentado solventar los problemas del cuerpo y a finales de 2019 lanzaron una oferta de empleo para aumentar el personal con cuatro policías más.
Tras su selección, uno de ellos renunció a la plaza porque había aprobado las pruebas en Palencia. En las próximas semanas, uno de los tres beneficiarios comenzará sus prácticas, que se alargarán tres meses. Una vez terminadas, formará parte de la plantilla. Los otros dos permanecerán en la academia seis meses.