scorecardresearch

19 ingenierías pujan por diseñar el tramo 'maldito' de la A-12

L.M.
-

Se han presentado al concurso que lanzó Transportes hace más de dos meses para adecuar el proyecto del futuro tramo de autovía entre Ibeas de Juarros y Burgos

La A-12, que nace en Pamplona y terminará -en un futuro- en Burgos, unirá a estas dos capitales, además de a Logroño, a través de 220 kilómetros. - Foto: Alberto Rodrigo

A mediados de noviembre de 2009, el -por entonces- Ministerio de Fomento sacó a concurso la redacción del proyecto de la A-12 entre Ibeas de Juarros y Burgos. Los planes del Estado eran iniciar los trabajos de construcción de este tramo, de apenas 7 kilómetros, en 2012. Hoy, dos décadas después, lo que debería ser una autovía no son más que unos cuantos montones de tierra apilada, casi inapreciables para el ciudadano. Los retrasos han ido demorando la ejecución de una infraestructura que, para más inri, regresa ahora prácticamente a la casilla de salida.

Hasta 19 ingenierías pujan en estos momentos por hacerse con el contrato de actualización del proyecto constructivo que se licitó en 2009 y terminó en 2012. El drástico recorte por la crisis económica y los problemas surgidos con la UTE adjudicataria de las obras, a la que se tuvo que rescindir el contrato el pasado julio, han motivado el reinicio de las actuaciones técnicas y administrativas. Para ello es necesario poner al día todos los procedimientos, materiales y normativas que han de seguirse una vez se adjudiquen las obras. También se ha de definir el paso sobre la antigua AP-1: el proyecto original contaba con la presencia de las cabinas del peaje, pero al desaparecer estas habrá de definirse de nuevo esta transición.

Todas estas cuestiones deberán ser resueltas por una de las 19 compañías que se han presentado al concurso, algunas burgalesas y otras nacionales. En el seno del Ministerio de Transportes ya cuentan con las ofertas económicas y las basadas en juicios de valor. El contrato salió a licitación el pasado marzo con un presupuesto base de un millón de euros, una cantidad que parece haberse quedado grande vistas las propuestas que han llegado hasta Madrid. La mayoría de sobres contienen guarismos que se mueven entre los 800.067 y los 698.002 euros.

Para contar con una propuesta de adjudicación habrá que esperar aún varias semanas. Primero Transportes ha de estudiar a conciencia todas, y cuando tenga la mejor -a su juicio- procederá a inclinar la balanza por una.Esta, una vez se formalice el contrato, tendrá 24 meses para dar forma al documento definitivo. El tiempo será exactamente el mismo que se le requirió a Tecopy Sociedad Anónima para redactar el proyecto desde cero en 2010. Como curiosidad, esta misma mercantil, más de una década después, vuelve a ser una de las candidatas en la puja.

¿Y las obras? Estos plazos abocan al Gobierno a no tener en sus manos el documento definitivo hasta, como mínimo, el segundo semestre de 2024. Todo ello si la licitación transcurre con normalidad. De este modo, y de iniciarse el concurso para su construcción inmediatamente después de recibir el proyecto -hecho altamente improbable vistas las últimas experiencias-, este tramo de autovía no será seguro realidad hasta mediados de 2027, ya que el primer proyecto redactado calculó una ejecución de aproximadamente de 30 meses.