scorecardresearch

En bici voy seguro

F.L.D.
-

Medio centenar de alumnos del instituto López de Mendoza participan en una iniciativa para fomentar su uso para llegar al centro. La Policía Local apoya con su vigilancia

Los agentes estuvieron muy pendientes del recorrido de los estudiantes. - Foto: Alberto Rodrigo

Pese a que cada vez son más los que optan por la bicicleta como medio de transporte, no termina de cuajar entre los estudiantes de instituto. Cuando Mariana Rodríguez, profesora de educación física del López de Mendoza, lo propuso entre sus alumnos se encontró con algunas reticencias. Básicamente, les daba cierto respeto tener que lidiar con coches, furgonetas y camiones en algunos puntos del recorrido hacia el centro. Pero la docente no desistió. Propuso crear grupos para hacer más atractivo el trayecto, convertirlo en una actividad para fomentar la vida saludable. Y para mejorar la sensación de seguridad, decidió contar con la colaboración de la Policía Local. 

Fue así como surgió la iniciativa Bicibus, que busca fomentar el uso de las dos ruedas en las entradas y salidas de los institutos. Repartidos en varios grupos, establecen itinerarios de encuentro por diferentes zonas de la ciudad y desde ahí parten hacia el centro. Aproximadamente medio centenar de alumnos se han sumado a esta idea que pretende convertirse en un proyecto del propio López de Mendoza para luego extenderse por toda la ciudad. 

«El objetivo que buscamos es que los alumnos conviertan en un hábito venir en bicicleta», explica Mariana Rodríguez, promotora de esta idea para la que ha contado con la ayuda de la asociación Burgos con Bici y la Policía Local. «Los chavales han realizado varios talleres sobre cómo deben circular por la ciudad, normas de tráfico, etc. Creo que no solo podemos conseguir promover la sostenibilidad y la vida saludable, sino que también pueden convertirse en buenos conductores en el futuro», añade. 

Pero tras los talleres seguía reinando entre los estudiantes una cierta sensación de respeto hacia el resto de habitantes de la calzada. «No se atrevían a venir solos», reconoce Mariana, quien optó por ponerse en contacto con el cuerpo municipal para que prestase su apoyo. Así, coincidiendo con la semana de la seguridad vial, optaron por hacer varias jornadas de prueba para llevar a cabo este proyecto con la supervisión de patrullas ubicadas en los diferentes puntos de reunión (Fuentecillas, plaza de Bilbao y Bulevar). Especialmente en aquellos tramos más 'críticos', donde finaliza el carril bici y es necesario bajarse a la calzada, por ejemplo. 

«El planteamiento que hemos hecho es que los mayores, los alumnos de tercero de ESO, sean quienes ayuden a los de primero. Es un proyecto de curso, pero buscamos que termine siendo una iniciativa de centro durante el próximo año y poco a poco se vaya exportando a otros institutos», apunta Rodríguez.  

En la primera jornada del Bicibus se vio clara la implicación de los estudiantes. Medio centenar de chicos y chicas del centro pusieron a punto sus bicicletas, se protegieron con cascos y chalecos reflectantes y enfilaron el camino hacia el instituto. Todo bajo la supervisión de la Policía Local, que les permitía circular por la ciudad con la tranquilidad necesaria. Los grupos repetirán este viernes y el próximo 3 de junio. «Es una idea para que cale a largo plazo. Que pierdan el miedo estos días de prueba para que el próximo curso lo hagan más seguros», puntualiza la profesora que ha promovido este proyecto. 

Las altas temperaturas de los últimos días de mayo animaron a que un buen puñado de chavales se sumaran. Pero una vez llegue el otoño entrará en juego un nuevo contrincante: el tiempo. Las inclemencias meteorológicas, especialmente en Burgos, son determinantes a la hora de escoger la bici como medio de transporte. Sin embargo, Mariana Rodríguez es optimista: «Solo veo problemas los días que llueva. Creo que una vez que se acostumbren, el frío no va a ser un problema. Al fin y al cabo, lo que hacen es quedar con los amigos para ir al instituto y se convierte en un aliciente para que sea un hábito».