scorecardresearch

En verano abrirá el centro para reciclar los electrodomésticos

C.M.
-

Las iniciativas se llevan a cabo en colaboración con la Asociación Banco de Alimentos y darán empleo a seis jóvenes perceptores de la Garantía Juvenil

En verano abrirá el centro para reciclar los electrodomésticos y también una tienda para su venta. - Foto: Alberto Rodrigo

Depositar los residuos de forma selectiva en los puntos limpios es el primer paso pero todavía queda mucho camino por recorrer hasta llegar al objetivo final: reciclar lo más posible y reutilizar aquellos que se puedan reparar. En la capital burgalesa ya se ha empezado a trabajar en este sentido. 

La Fundación Lesmes y el Banco de Alimentos han decidido sumar fuerzas y este verano inaugurarán una nave en el polígono industrial de Villalonquéjar en la que separarán los diferentes componentes de los voluminosos que se depositan en los puntos limpios y se intentarán reparar, especialmente, los electrodomésticos para darles una segunda vida útil y venderles en una tienda que se abrirá en la calle Andrés Martínez Zatorre (zona sur). Y todo ello generando empleo social. 

Según explicó, el presidente de la Fundación Lesmes, Miguel Santos, la nave que acogerá el centro de reciclaje la ha aportado el Banco de Alimentos, que a su vez ha recibido una ayuda de la Fundación la Caixa de 30.000 euros para su acondicionamiento. Desde hace semanas alumnos de un Programa Mixto de Formación y Empleo están realizando los trabajos de adaptación para que se pueda desarrollar la actividad en las mejores condiciones. Paralelamente, se está tramitando la licencia de actividad en el Ayuntamiento. «La recuperación de aparatos eléctricos procedentes de los puntos limpios ya la estamos haciendo en las instalaciones que tiene la Fundación Lesmes pero queremos ampliar este trabajo también con otros residuos voluminosos como sofás o muebles... en la nueva nave. Por un lado, se separan los componentes: madera, hierro, tornillos... para que se reciclen en gestores autorizados y, por otro, se intentarán recuperar aquellos que estén en mejor estado y puedan tener una segunda vida útil». 

El segundo paso será la apertura de una tienda en la que vender estos productos aunque este proyecto todavía está en una fase incipiente. «Es una idea muy nueva y tenemos que ver qué se va a poder vender. La idea es que se cierre el ciclo del reciclaje pero tenemos que definir más. Igual pensamos que se van a poder vender lavadoras y luego vendemos otros objetos», aseguró Santos. 

En este sentido, recordó el elevado coste que supone no reciclar este tipo de residuos tanto económico, al acabar los restos en el vertedero, como a nivel medioambiental. «Es muy importante lograr el mejor reciclaje posible y recuperar lo que esté en mejores condiciones», añadió.

En el mismo sentido se pronunció el concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño. «Queremos probar esta línea y hacer bien las cosas. Hay que ir dando pasos».

Santos subrayó lo «ilusionante» esta iniciativa y puso en valor la alianza con la Asociación Banco de Alimentos de Burgos, que en su caso es pionera a nivel nacional al abrirse a otras actividades más allá de la recogida de alimentos. 

Empleo social. El próximo mes de junio se incorporarán al proyecto media docena de jóvenes perceptores de la Garantía Juvenil para que puedan trabajar en el reciclado de los residuos. De este modo, no solo se dará otra vida a los electrodomésticos u otros residuos que llegan a los puntos limpios sino también se logrará dar una formación laboral a este colectivo para su posterior inserción en el mercado laboral ordinario.