scorecardresearch
José María Vicente

El Rincón de...

José María Vicente


Felicidades

20/07/2021

El azar ha determinado que esta columna se publique en fecha tan señalada. Nada menos que el día del ochocientos aniversario de la Catedral. No sé si voy a estar a la altura de la efeméride. Como a muchos burgaleses este octavo centenario me ha servido para tener mucho más cerca nuestra hermosa Catedral. He podido vivir parte de lo que significa ya que soy consciente de ignorar muchas de las claves que le dan sentido cuyo aprendizaje me llevará más tiempo. Por algo es Patrimonio de la Humanidad. Lo que yo he podido percibir en la actualidad es que el gran trabajo de restauración y conservación iniciado hace veinticinco años ha dado frutos. La Catedral está en perfecto estado de revista. En plena forma. Ha llegado a este cumpleaños en un estado envidiable, preparada para que las futuras generaciones de burgaleses tengan la seguridad de disfrutar del privilegio de tener una Catedral.

Es el momento de recordar a los miles de artistas y artesanos de todo tipo que a lo largo de ocho siglos han dejado lo mejor de su arte y oficio para embellecer la Catedral. Los grandes de los grandes les conocemos y han pasado a la historia pero hay una enorme lista de personajes anónimos sin los que la Catedral no existiría como la vemos hoy. Los títulos de crédito de personas de todo tipo que han aportado algo a la obra colectiva serían interminables. Por supuesto también han sido ocho siglos de cuidados y preocupaciones por parte de los diferentes cabildos que han tenido la responsabilidad de velar por la integridad y conservación del templo. Unos y otros se merecen el reconocimiento por sus desvelos y nuestro agradecimiento por el trabajo realizado.

Sólo me queda una espina clavada. Es verdad que la Catedral ha recibido en estos años muchos regalos que la han dejado en las condiciones actuales. Pero hay un regalo muy especial que me gustaría hubiese estrenado hoy. Esas nuevas puertas para la fachada de Santa María. Hubiera sido la guinda de esa tarta que mañana van a elaborar los pasteleros burgaleses en honor de la Catedral. Quizás para el año que viene o el que viene o el siguiente. No sé cuándo será pero estoy seguro de que será. ¡¡¡Muchas Felicidades!!!