scorecardresearch

Bigotes salvadores

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

La campaña Movember de salud masculina vuelve a tener una gran acogida pese a no estar acompañada por actos sociales aún debido a la pandemia. Se han recaudado ya 400 euros para financiar el programa Ironman de estudio del cáncer de próstata

Bigotes salvadores - Foto: Alberto Rodrigo

Todos los años se diagnostican en España 35.000 casos nuevos de cánceres de próstata, lo que le convierte en el tercero con mayor incidencia en todo el país. De ellos una buena cantidad son de burgaleses ya que esta patología ocupa un importante porcentaje de la actividad del servicio de Urología del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) que dirige Emilio Gutiérrez, quien advierte de que la complejidad de esta enfermedad reside en que en los primeros estadíos no da síntomas, por lo que pone el énfasis en lo necesario que resulta realizar actividades preventivas. «A partir de los 50 años -y de los 45 si hay antecedentes familiares- los hombres deben hacerse un estudio urológico anual. En principio, se trata de un sencillo análisis de sangre que se hace en Atención Primaria y que controla el antígeno PSA pero yo soy partidario también de que se haga un tacto rectal porque nos han llegado casos de hombres con cáncer en cuyas analíticas no se habían visto modificaciones».

Que no se asuste nadie. Un tacto rectal apenas dura unos pocos segundos, que es el tiempo que tarda el urólogo en comprobar el relieve de la próstata sobre la mucosa del recto, algo que, afirma Gutiérrez, «da mucha información». En un hombre sano, la próstata es «elástica» y cuando hay problemas, lo que se palpa es una fibrosidad o un nódulo, «algo más duro».

Hacer frente a esta enfermedad a través de la investigación es uno de los objetivos de la campaña Movember de salud masculina, que en Burgos lleva dinamizando desde 2014 la barbería Antoñanzas de la calle Derechos Humanos, que desde el pasado viernes se llama Bellaco, un nuevo nombre para una nueva etapa ya que Andrés Losantos encara ya su próxima jubilación. Su hija, Tamar, que recogerá el testigo, importó la campaña tras un viaje a Holanda, donde ya se trabajaba en la visibilidad de las patologías propias de los varones y está encantada de la acogida que ha tenido aquí. «El dinero que se recauda -y ya vamos alrededor de los 400 euros gracias a la generosidad de los burgaleses- va directamente a financiar el estudio Ironman que se lleva a cabo en el Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona, para el estudio del cáncer de próstata».

Dirigido por el urólogo Joaquín Mateo, este trabajo recoge datos clínicos, epidemiológicos y muestras de sangre y tumor que están conformando un gran banco de muestras en España para analizar la enfermedad. Uno de los objetivos más ambiciosos que se propone es conocer qué subtipos de cáncer de próstata hay en base a estas muestras, y entender si se deben tratar de manera diferente. Además, los pacientes contestan a unos cuestionarios periódicos que ayudan a entender cómo viven la enfermedad.

(El reportaje completo sobre la campaña de Movember, en la edición impresa o aquí)