scorecardresearch

CyL recuperará este año el nivel de renta previo a la pandemia

S. González
-

Un informe de BBVA Research estima que se crearán 13.800 empleos hasta finales de 2023 y que se cerrará 2022 con un crecimiento del 2,9 por ciento del Producto Interior Bruto, pese a las incertidumbres

Marta Alonso, directora de la Territorial Noroeste de BBVA, y Pep Ruiz, responsable del informe regional de BBVA Research. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Los ciudadanos de Castilla y León recuperarán su nivel de renta previo a la pandemia a finales de este año, lo que pondría a la Comunidad por delante de la media española pese a un escenario de «incertidumbres» asociado al conflicto en Ucrania, las sanciones a Rusia y la alta inflación, según el informe elaborado por BBVA Research que analiza la situación castellana y leonesa y su evolución a corto plazo.

La directora de la Territorial Noroeste de la entidad, Marta Alonso, y el responsable del estudio, Pep Ruiz, dieron a conocer las previsiones para este año a un centenar de empresarios de la Comunidad en Valladolid. La entidad fija un crecimiento de la economía regional para este año de un 2,9 por ciento y de un 2,1 por ciento para 2023. En ambos casos la Comunidad quedaría más de un punto por debajo de la media española -4,1 por ciento y 3,3 por ciento respectivamente-.

Con estos datos, Ruiz afirmó que la Junta de Castilla y León tendrá que revisar «tarde o temprano» sus estimaciones de crecimiento, fijadas actualmente en el 4,9 por ciento. El experto afirmó que «acertarán» más que la Junta en el contexto actual de «elevadísima incertidumbre» marcado por la guerra de Ucrania y la hiperinflación, sobre todo energética y de materias primas, con su impacto sobre todo en la industria, aunque le gustaría que «acertase más» el Ejecutivo autonómico. En este sentido, indicó que hace tres meses las estimaciones no diferían mucho de las del Gobierno regional, pero los acontecimientos de este primer trimestre ha provocado una revisión a la baja de 1,5 puntos para este año.

No obstante, Ruiz defendió que la recuperación económica en Castilla y León se verá favorecida por la progresiva reducción del riesgo sanitario generado por la pandemia de la covid, así como la puesta en circulación del ahorro 'forzado' que han acumulado las familias durante esta situación y la inversión impulsada por la llegada de los fondos europeos Next Generation.

Asimismo, destacó la capacidad de crecimiento de Castilla y León, 1,5 puntos por encima de su dinamismo anterior, pese a estar a la cola de las autonomías españolas en sus estimaciones, y aseguró que las reformas que están en marcha a través de los fondos europeos «juegan a favor» de que alcance un mayor dinamismo, con más inversión y la fijación de población.

Desequilibrio.

Aunque la recuperación, especialmente del empleo, se ha producido en todas las provincias de la Comunidad, el informe de BBVA pone de relieve que Palencia, Burgos y Valladolid muestran «cierto retraso», ya que han sido afectadas por los «cuellos de botella» que limitan el crecimiento en el sector de la automoción por la falta de componentes.
Sobre la situación laboral, Pep Ruiz expuso que se estima la creación de 13.800 puestos de trabajo para finales del año 2023 y recalcó que el año pasado las cifras de empleo retornaron a niveles prepandemia, aunque de forma heterogénea, con Palencia como la única provincia que no lo logró. Las previsiones marcan que este año el incremento sea del 0,9 por ciento y para el próximo un 0,5, por lo que la tasa de paro se irá reduciendo hasta quedar por debajo del nueve por ciento (8,7%) a finales del año que viene.

«El impacto de la invasión de Ucrania, las sanciones impuestas a la economía rusa, la postura de covid 0 de China y el aumento en precios de materias primas y, sobre todo, de combustibles, lastran más el crecimiento de las regiones más orientadas al sector industrial», dejó claro Pep Ruiz, quien aclaró que por el momento el impacto en el empleo y el gasto «parece limitado».

No obstante, sobre un análisis del uso de las tarjetas de la entidad, indicó que el gasto se está recuperando y recalcó el impulso registrado en el turismo interior durante la Semana Santa. Los expertos de BBVA consideran que el crecimiento estará más orientado a la inversión, sustentado sobre los fondos públicos y sobre el mercado inmobiliario, con un buen comportamiento que ya supera las ventas de vivienda prepandemia, y con unos tipos de interés «bajos».

Con todo, insistió en que una inflación del 11 por ciento en marzo afectará a la competitividad de la Comunidad, aunque sea la de menor crecimiento salarial de España, por lo que defendió un descenso en los precios de la energía y un pacto de rentas como «claves» para acelerar la recuperación, que podría verse lastrada si se rompe la paz laboral y se vinculan los salarios al IPC.