scorecardresearch

Publica que algo queda

Á. M. / Burgos
-

El PSOE acusa de «mentir», «hacer propaganda» y ser prescindible a la revista Plaza Mayor

Imagen de la doble página de la revista municipal que ha desatado la polémica. - Foto: DB

En política conviene saber lo que das a luz porque, antes o después, acabará en manos de otro. Ocurre con las empresas públicas, con los organismos mixtos, con las concejalías y comisiones informativas... Y con los medios de publicación pagados con el dinero de todos. Fue el tripartito quien creó dos publicaciones municipales. Una nació como Plaza Mayor y su finalidad era la de tener al día al ciudadano de lo que se hace en la casa de todos. La otra se llamó Aforo y era una completa agenda cultural con toda la programación del IMC.

Pasaron los años y ambas se refundieron bajo el nombre de la primera. Pues bien, hoy esa revista, de la que se distribuyen más de 70.000 ejemplares cada mes, es uno de los caballos de batalla del Partido que la creó, el PSOE, que siempre ha defendido que durante el Gobierno de Olivares sirvió al fin para el que fue creada y desde que el PP retomara el poder, en 2003, sirve a intereses «partidistas y propagandísticos».

La cuestión ha llegado incluso al Pleno en varias ocasiones. Es más, se llegó a aprobar una moción para exigir ‘objetividad’ en los escritos que contiene. Sin embargo, al albur de lo explicado ayer por los concejales socialistas Luis Escribano y Carmen Hernando, parece que dicho acuerdo no ha servido para satisfacer las redundantes peticiones de la oposición para que haya claridad y verdad en los contenidos.

Hasta 10 veces repitieron ayer la palabra «mentira» para referirse al artículo de este mes en el que se afirma que los impuestos municipales se congelan para 2012. Además, consideran el texto «una burla a los burgaleses», «una auténtico escándalo» y una «clara manipulación propagandística». Añaden, ya puestos, que Plaza Mayor es un producto «muy mal hecho» que está «pagado con dinero de todos los burgaleses».

Las «mentiras»

Entonces, ¿qué es lo que ha enfadado tanto al PSOE? Lo primero el titular (El Ayuntamiento congela los impuestos municipales), «pues al referirse a los impuestos la mayoría de los ciudadanos entienden tributos, lo que incluye precios públicos y tasas». «Son 35 conceptos, y de esos 35 suben 24. Y, además, el IBI, que es el impuesto más importante, subirá al menos un 5% el próximo año», aseveró Escribano.

En cuanto a las tasas, el PSOE advierte que «12 de las 22 suben el IPC, 4 no varían y 6 suben muy por encima del IPC», motivo por el que consideran que asegurar, como hace la publicación, que con esta medida «se ayuda a las familias burgalesas» es «una burla».

Detecta el PSOE dos mentiras más en el caso del transporte público. «Dicen que sube un 6,96% el billete ordinario y es mentira porque sube un 11,76%», y también «dicen que se mantiene el precio de los viajes en tarjetas y es mentira porque suben un 5,71%».

Por último, critican que se afirme que los precios públicos «subirán lo que suba el IPC» porque «de los 8 que hay, 5 subirán por encima del IPC» y que «se les haya olvidado la tasa del agua (que no se menciona en el artículo) y que registrará subidas «que van desde un 25% de la cuota fija hasta el 44% o 85% que pagarán de más los burgaleses por el consumo y saneamiento de agua el año que viene, lo que supondrá una subida media de unos 50 euros por familia, siendo prudentes».

Escribano terminó su ‘análisis’ de la publicación considerando que «es de salud pública que deje de publicarse esta revista».