Pacientes y enfermeros

I.P.
-
Juana Lázaro se ‘prestó’ a hacer varios controles ante la mirada de los responsables de las entidades promotoras. - Foto: Luis López Araico

Cardeñajimeno estrena un programa con 6 mayores de 80 años, que se servirán de la tecnología para controlarse en casa la tensión, el estado de la orina o los niveles de oxígeno y glucosa

Juana Lázaro tiene 86 años muy bien llevados, ha dado a luz a 9 hijos y las fotos de éstos y de sus 11 nietos están repartidas por el mueble-bar y las baldas de su salón. Es viuda y vive sola, aunque alguna hija reside a escasos metros, para más tranquilidad. Juana daba el perfil para ser una de las seleccionadas para poner en marcha en Cardeñajimeno, el pueblo donde nació y del que no quiere irse- un programa piloto durante 6 meses en el que colaboran el Ayuntamiento, la Fundación Aspanias y el Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL).
Las  otras cinco personas que  participan en el programa, todas con más de 80 años a sus espaldas, son Luis, Ricarda, Marce, Seve y Pedro. Apartir de hoy su rutina diaria cambiará. Serán pacientes y a la vez sus propios enfermeros, con ayuda de personal especializado, que a medida que vaya pasando los días les irán dando más autonomía. Los seis vecinos de Cardeñajimeno y San Medel cada día se tendrán que conectar a varios dispositivos tecnológicos, diseñados por el ITCL,  para tomarse hasta 7 constantes -no todos ese número, dependerá de la patología de cada cual- para controlar sus niveles de oxígeno en sangre, tensión, temperatura, pulso, estado de sus deposiciones, orina, ritmo cardiaco... El dispositivo es una tablet conectada a varios detectores de esas variables de salud que, mediante una aplicación, almacena todos los datos obtenidos. Los propios usuarios enviarán desde la tablet los resultados hasta una plataforma a la que tienen accesos el equipo médico de Aspanias que será el que controle y analice los resultados, realizando un seguimiento exhaustivo de sus registros. Los propios pacientes y familiares tienen acceso a ellos e, incluso, podrán imprimirlos para acudir con ellos a su médico o al especialista cuando tengas consultas. El último objetivo de la experiencia es que esos resultados lleguen también al médico de cabecera para mantener ese hilo entre los pacientes y su propio doctor, pero será en un paso posterior.
Este proyecto denominado SATE, Soluciones y Apoyos Tecnológicos en el Entorno, viene a completar otro que también ha promovido el Ayuntamiento y que está en fase de adjudicación, como será la atención personalizada a los mayores que viven solos, tanto en tareas de casa, acompañamiento a los especialistas o servicio de taxi. Éste atiende más las necesidades asistenciales y sociales de la población mayor, mientras que el iniciado ahora con los 6 vecinos, lo hace en el control de la salud
La iniciativa nace de la colaboración en red de las tres entidades con el objetivo de mejorar y complementar los servicios de apoyo a la vida independiente de las personas mayores en su entorno rural, a través de soluciones tecnológicas. Juana aseguraba ayer que es una buena idea y que ahora solo le falta más práctica con la tablet.