scorecardresearch

Español de andar por casa para los refugiados

M. URIZARNA
-

La academia de idiomas Inglés a la Carta oferta un curso gratuito de castellano para los ucranianos alojados en Burgos. La escuela colabora con ACCEM y el programa UBU Refugio

Tienen la intención de abrir otro curso si se incorporan más alumnos. - Foto: Patricia

Algo esencial para los refugiados ucranianos que residen en nuestra ciudad es que aprendan español para poder adaptarse al día a día. Florencia Liubitch, directora de la academia Inglés a la Carta, en el barrio de Villímar, y profesora de la UBU, ha puesto en marcha un curso gratuito de español en la academia, que lleva dos semanas impartiendo, y está abierta a recibir a todo el que necesite tomar clases. 
La profesora colabora con ACCEM, organización especializada en la atención de personas refugiadas y migrantes, quien le deriva a los refugiados que se alojan en el hostal Arlanzón. Y se ha puesto en contacto con academias de Valladolid y Palencia que ofrecen también cursos de manera voluntaria, para compartir y organizar las clases y el material. 

La escuela ya impartía clases de español para extranjeros, pero estos partían con una base del idioma. Los ucranianos lo están aprendiendo desde cero, y no es un español académico, sino que está adaptado a la práctica, pues quieren incorporarse cuanto antes a la vida de aquí. El grupo lo forman ahora cinco alumnas, pero a medida que vayan llegando más se irán incorporando a las clases, y la asociación les ha pasado un listado para ampliar la clase. 

Aunque no sepa ucraniano, Flor explica que no es necesario para dar las clases, «hacen falta gestos, escribir y dibujar, pero se puede enseñar hablando solo en español». Las alumnas están aprendiendo a identificarse, dar su datos personales o el número de teléfono, las horas y las profesiones, para que puedan adaptarse al día a día. 

La editorial Difusión ha cedido material y libros, y la profesora de español de ACCEM ha ayudado también con el material y la organización de las clases. En el proyecto participan Flor, que da clases dos días a la semana, y otra profesora, que lo hace igualmente de forma voluntaria, y tienen la intención de abrir otro grupo si se incorporan más alumnos. 

La iniciativa viene motivada por sus raíces; ella nació en Argentina pero sus abuelos son ucranianos, además ha participado en el programa UBU Refugio, de acogida de estudiantes de origen ucraniano, recibiendo a una de ellas. Los estudiantes toman clases de español en la universidad, pero durante los meses de verano que permanece cerrada, continuarán con las clases en la academia. 

Inglés a la Carta pretende ampliar las clases a todo aquel que lo necesite, y los interesados en incorporarse pueden contactar con la academia a través del teléfono 947100395 o en la página www.inglesalacartaburgos.com.