scorecardresearch

El Ayuntamiento no espera el hospital de Aranda hasta 2027

J.D.M.
-

Los técnicos estiman ese plazo para que esté completada la estructura del inmueble y recomiendan que los viales se ejecuten a la vez que los trabajos en el interior del edificio para no entorpecer las obras

La continuación de la avenida Berruguete la ejecutará el Ayuntamiento, junto con el tramo de la travesía de la N-122. - Foto: Valdivielso

El Ayuntamiento de Aranda ya tiene una estimación de plazos para cumplir su parte en lo que a la dotación viaria del nuevo hospital para la comarca. Aunque ya se está redactando el proyecto de urbanización de dos de las calles que rodearán esta nueva dotación hospitalaria, las obras no empezarán hasta dentro de tres años. Esta es la estimación de los técnicos, tanto de la empresa Berna 10, redactora del proyecto del hospital, como de la Dirección General de Infraestructuras y Patrimonio de la Gerencia Regional de Salud, sobre el calendario de materialización del proyecto de construcción del nuevo hospital, que esta semana participaban en una reunión en el Ayuntamiento arandino con representación municipal y del equipo del Hospital de los Santos Reyes.  

Este plazo va de la mano de los que se manejan para la construcción del centro hospitalario, cuya licitación se pretende que comience antes de este verano. A partir de ahí, las previsiones estiman que este proceso administrativo puede alargarse entre seis meses y un año, por lo que las obras, como pronto, comenzarían al inicio de 2023. En ese escenario, las cuentas son claras: el plazo de construcción que marca el proyecto de ejecución es de 42 meses, tres años y medio, por lo que el nuevo hospital no estará terminado hasta finales de 2026 o los primeros meses de 2027. 

Mientras tanto, se abrió una línea de coordinación entre administraciones y empresas para marcar las primeras pautas para el inicio de los trabajos. El primer paso será dejar la libre de canalizaciones de electricidad y gas, que se tendrán que soterrar por el exterior del terreno, para que las máquinas puedan trabajar sin afectar a las mismas. «La empresa que está redactando el proyecto de urbanización de los dos viales que tiene que ejecutar el Ayuntamiento se comprometió a tener el estudio de estas canalizaciones antes de terminar el mes para que la Junta pueda licitar por su parte los trabajos de derivación de esas canalizaciones, que sólo pueden ejecutar las empresas suministradoras», explicó la alcaldesa de Aranda, Raquel González, resaltando que «lo lógico es no empezar a hacer los viales hasta que no esté muy avanzada la obra del hospital, para evitar que las máquinas los destrocen antes de estrenarlo».

La regidora arandina mostró su satisfacción al ver que los cambios en el Gobierno regional no están suponiendo ningún retraso en las necesarias tramitaciones administrativas para hacer realidad un proyecto de este calado, que contará con un coste inversor que superará los 100 millones por parte de la Junta de Castilla y León, a los que habrá que sumar el gasto necesario para la adecuación de los viales, dos a cargo de las arcas municipales (las avenidas Berruguete y Aragón, incluyendo la rotonda de acceso al recinto del centro hospitalario) y las otras dos por parte de la Administración regional (las avenidas Orfeón Arandino y Goya en su continuación hasta la rotonda).

En la reunión mantenida en el Consistorio arandino, González no dejó pasar la oportunidad de recordar a los responsables regionales la necesidad de retomar las negociaciones con la Dirección General de Vivienda para cerrar los detalles del convenio que se tienen que firmar con la Consejería de Fomento para la cesión de la parcela colindante.