scorecardresearch

Puntos limpios vigilados con cámaras para frenar los vertidos

C.M.
-

El concejal de Medio Ambiente reitera que «ya no hay excusas» al abrir estos centros los sábados y domingos. En próximas semanas se sacará el concurso al contar con partida

Un operario carga televisores del punto limpio ubicado en la calle Islas Baleares para llevarlos a reciclar y separar sus componentes. - Foto: Alberto Rodrigo

Los dos puntos limpios con los que cuenta la ciudad, a los que se llevan a reciclar residuos que no pueden acabar en el vertedero por su toxicidad, son objetivo constante de actos vandálicos y de robos, así como de comportamientos incívicos fundamentalmente al dejar objetos en su exterior aprovechando cuando están cerrados al público. El área de Medio Ambiente quiere atajar de raíz este tipo de comportamientos e instalará en ambos cámaras de videovigilancia en los próximos meses. 

El hecho de que estén alejados de zonas residenciales, uno junto al Hospital Universitario (HUBU) y otro en el Camino de Valdechoque (San Pedro y San Felices) hace que sea más difícil la vigilancia permanente. Para este cometido se reservó una partida de 6.000 euros para la compra e instalación de las cámaras en la modificación presupuestaria que está a punto de entrar en vigor. «Queremos poner videovigilancia para evitar actos vandálicos y comportamientos incívicos como es dejar residuos a la entrada. Ya no hay excusas para reciclar residuos voluminosos o contaminantes; los puntos limpios se abren también los fines de semana para facilitar el depósito de aquellas personas que no pueden hacerlo de lunes a viernes», aseguró el concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño. 

Y es que el área de Medio Ambiente, en colaboración con la Policía Local, quiere poner coto al vertido ilegal de residuos y se recuerda que a los puntos limpios se pueden llevar grandes y pequeños electrodomésticos, material informático, teléfonos móviles, todo tipo de envases, madera de las obras, baterías o restos de pintura. También se admiten escombros limpios aunque para ello es imprescindible que el productor muestre copia de la declaración responsable presentada ante el Ayuntamiento (o en su caso, licencia de obras) y hasta con un límite de 300 kilos, así como escombro mezclado pero siempre producido y trasladado por el titular la autorización, no admitiéndose en ningún caso los aportados por gestores de residuos. «Hay que recordar que son puntos limpios doméstico y hay que poner un límite. De lo contrario sería un coladero y una competencia desleal a los gestores autorizados», señaló Temiño.

En cuanto a los actos incívicos, Temiño subraya que suponen un gran trastorno para los trabajadores de los puntos limpios debido a que los vándalos saltan las vallas y se dedican a sacar los residuos de los contenedores y a esparcirles o romperles por las instalaciones mientras que en otros casos han causado desperfectos (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy martes o aquí)