scorecardresearch

El HUBU externaliza 1.000 ecografías, resonancias y TAC

G.G.U.
-

Argumenta que «las numerosas averías» en los equipos propios y la demanda obligan a recurrir a la sanidad privada, a la que pagarán hasta 104.000 euros por hacer estas técnicas

Foto de archivo del servicio de Rayos del HUBU, donde vuelve a generarse lista de espera en técnicas diagnósticas. - Foto: Valdivielso

El HUBU ha iniciado la contratación, mediante procedimiento abierto, de un millar de pruebas diagnósticas de pacientes de su área de referencia, de las cuales 450 son ecografías, 300 TAC (escáneres) y otras 250 son resonancias. En cada uno de los años de pandemia el HUBU ha firmado una o varias externalizaciones de este tipo, pero en esta, que es la primera de 2022 publicada en la Plataforma de Contratación del Estado, la argumentación es algo distinta a la de otras veces porque a los motivos habituales -la demanda de pruebas y la falta de radiólogos en la bolsa de empleo- se añade que «las numerosas averías» en los equipos propios impiden dar respuesta a las necesidades.

En la memoria justificativa de la externalización, para la que se han presupuestado 103.550 euros, fuentes oficiales del hospital explican que «en la actualidad, el número de resonancias, TAC y ecografías que se pueden realizar con los recursos humanos y los equipos disponibles es inferior a la demanda real de estos procedimientos. Esta diferencia en la demanda, unido a la ausencia de especialistas en la bolsa de empleo, provoca un aumento constante de las listas de espera y un incremento en los plazos para el ejercicio de estas pruebas, con el perjuicio que implica al retrasar los diagnósticos definitivos». Y eso a pesar de que, como se reconoce en la memoria, se ha producido «un incremento progresivo de actividad en el servicio de Radiodiagnóstico».

2,7 meses de espera. Este aumento de actividad sucedió a dos años de caídas en la derivación de pacientes como consecuencia de la ralentización de la actividad en las consultas médicas, lo cual ha permitido que Rayos reduzca en un 45% las demoras medias para la realización de estas pruebas en un año. En concreto, y siempre según datos oficiales, se ha bajado de los 148,5 días de espera media de marzo de 2021 a los 81,2 días de las mismas fechas de este año, lo cual supone esperar algo más de dos meses y medio en lugar de cinco. Aún así, se considera demasiado.

La técnica que más demora arrastra es la ecografía, con 93 días de espera media (algo más de tres meses), por lo que el HUBU quiere que la sanidad privada asuma 450 pruebas de estas características para: «Partes blandas, cuello, abdomen completo y aparato urinario».

En cuanto al TAC, se harán «estudios básicos». En las resonancias, también «muscoesqueléticas».