scorecardresearch

Blanca Altable, en compañía del mundo

I.L.H.
-

La violinista publica su primer disco en solitario, 'Somos polvo', arropada por la sonoridad de los pedales del loop, los silencios del confinamiento, los meses de gestación y las enseñanzas de vida de la gente más cercana. Lo presenta el 17 de junio

Los ocho temas del trabajo discográfico han sido grabados con un solo violín que suena a cientos. - Foto: Alberto Rodrigo

Suenan cientos de violines pero es solo uno. Blanca Altable hace de la música de ese instrumento un bosque frondoso, un océano con ballenas, una reserva de lobos, un día de abril lluvioso, un poema para recitar o un viaje por el mundo de la consciencia. Hay percusión con la carcasa del fiddle, ritmos que dan vueltas, su propio voz y cientos de capas luminosas que se superponen arropando al violín que suena como si fueran varios. En Somos polvo, el primer disco en solitario de la burgalesa, Altable no está sola. Se rodea también del juego, el experimento, la exploración y la fidelidad a una misma y a lo que significa la vida para ella en este momento.

«Tenía claro que quería hacer un disco pero no sabía muy bien cómo. Pasaron mil ideas por mi cabeza y lo de hacerlo en solitario no  lo había valorado. Entonces, en las navidades anteriores al confinamiento me regalé un pedal de loop y se me abrió un mundo de posibilidades. Empecé a acompañarme a mí misma, adapté a los pedales las canciones que había compuesto y creé otras a raíz de tenerlos». Y llegó el confinamiento, y en esa soledad que a Altable no le intimida Somos polvo fue adquiriendo su verdadera identidad.

Los samplers, reverbs y demás  le llevaron a electrificar el violín y a buscar las posibilidades en otros pedales que le han ido prestando, a componer para las personas que le han enseñado a confiar en la humanidad, a dedicarle la música a su hijo Gael  de cuyo embarazo se enteró cuando estaba preparando el disco y a disfrutar con la motivación que le producen los retos. «Es diferente a todo lo que he hecho antes. No sé muy bien cómo definir la música; me gusta lo de experimental porque eso es lo que he hecho. Sea lo que sea estoy contenta, orgullosa y satisfecha  porque el disco ha nacido solo, ha sido muy natural», confiesa.

Somos polvo ha salido del directo, mezclado y masterizado por Samuel Peñas, y tras la grabación debe volver a ese formato, compaginando los pedales con el violín cuando se enfrente al público. Un trabajo arduo porque en algunos temas, como Trance en Öc ,deberá recordar las casi 70 pistas que hacen de coro a lo largo de 9 minutos. En esta canción, por cierto, cuenta con la colaboración de Silberius de Ura. En otras el violín se deja mecer por la voz y la poesía de Altable, como en Silencio y Somos polvo(«acoge a tu ego, sopla a tu miedo, entrégate» dice la letra). El trabajo al completo lo presenta el jueves 17 de junio en el Museo de la Evolución Humana (20:15 horas).