scorecardresearch

El molino de Capiscol acogerá un aula medioambiental

C.M
-

El Ayuntamiento de Burgos actualizará un proyecto de rehabilitación que encargó en 2011 para que albergara un centro de juventud. El edificio se encuentra deteriorado por el paso del tiempo

La antigua instalación harinera se encuentra muy deteriorada por la falta de mantenimiento. - Foto: Jesús J. Matí­as

El antiguo molino harinero ubicado en el barrio de Capiscol, entre el Cauce Molinar y el Camino de Santiago, de propiedad municipal, se encuentra en un avanzado estado de abandono y rodeado de maleza. Desde el Consejo de Barrio de Capiscol llevan una década reivindicando su rehabilitación y puesta en valor pero no se ha hecho nada. 

La tala de árboles en Fuentes Blancas Norte para sanear el entorno ha hecho que sea más visible y desde el Ayuntamiento apuestan por su conversión en un aula medioambiental que sirva para interpretar la fauna y la flora del entorno y el río Arlanzón. A ello se añadiría la posibilidad de incluir un centro de interpretación de las estrellas. 

Para ello, se rescatará un proyecto que se elaboró en 2011 por encargo de la Concejalía de Juventud para su rehabilitación cuando se quería destinar a centro de reunión para los jóvenes y se actualizará para destinarlo a los nuevos usos medioambientales que se consideran más acordes al estar en las proximidades de Fuentes Blancas. 

La idea es rehabilitar y recuperar el edificio sin alterar su volumen, manteniendo las fachadas compuestas por sillares de piedra caliza en la cara exterior y de mampostería en la cara interior mediante una limpieza y la reconstrucción del mortero. Las carpinterías exteriores han desaparecido por completo, de modo que se colocarían otras nuevas. El edificio está compuesto por dos volúmenes, uno de una altura, que se corresponde con el molino y otro de dos, que era la vivienda del molinero. Ambos están llenos de grafitis.

La cubierta desapareció como consecuencia de un incendio y solo tiene una viga inferior sobre la que descansan otras dos vigas. Su estado es ruinoso y presenta numerosos hundimientos, de modo que sería necesario la sustitución en su totalidad con nuevos elementos estructurales, así como también la necesidad de impermeabilizarla y cubrirla con teja. En el proyecto de 2011 se cifraba la intervención en 276.000 euros. 

La idea sería implicar a las concejalías de Hacienda, Juventud y Patrimonio para sacar la obra de la cubierta a concurso y hacer la rehabilitación de los muros y la distribución de los espacios interiores a través de los denominados Programas Mixtos de Formación y Empleo. Hace años aprovechando las escuelas taller se realizaron algunas intervenciones de consolidación del edificio pero el inmueble está ruinoso y no conserva ninguna maquinaria de su origen. 

El Consejo de Barrio de Capiscol lamenta que «se hayan dejado morir» el molino y urgen su arreglo.