scorecardresearch

Crece el número de pueblos que venden suelo municipal

L.N.
-

El Ayuntamiento de Milagros estudiará sacar más parcelas dado que el colegio despierta "gran interés" en gente de fuera. Mientras, en Sotillo de la Ribera y Gumiel de Mercado tratan de retener a sus jóvenes

Crece el número de pueblos que venden suelo municipal - Foto: L.N.

Cada vez son más los ayuntamientos de toda la Ribera del Duero que han decidido poner a la venta suelo municipal con un mismo objetivo: ganar población y así hacer frente a la sangría que año a año les va restando habitantes. Desde Torresandino, hasta Sotillo de la Ribera, pasando por Gumiel de Mercado. Algunos se han animado a raíz de la pandemia tras comprobar cómo su censo crecía. Es el caso de Berlangas de Roa, que ha sumado al menos 15 vecinos nuevos y próximamente enajenará ocho parcelas. Mientras, en otras localidades como Milagros el colegio ejerce como principal polo de atracción, por lo que el Consistorio estudiará sacar algún terreno más este año tras los vendidos recientemente. 

Su alcalde, Pedro Luis Miguel, detalla que ya se están construyendo dos viviendas en las tres parcelas traspasadas y que la tercera aún no se ha iniciado. En todas se edificarán casas unifamiliares que servirán para asentar población. El requisito que marcó el Consistorio es que se presentara el proyecto en un año y se llevara a cabo la construcción en los tres siguientes. 

"Ojalá podamos hacer más iniciativas de este tipo. Veremos si este año es posible sacar alguna otra", avanza el regidor, al tiempo que lamenta que sufren un problema de vivienda. El Colegio Público Valle del Riaza ha atraído a muchas familias de fuera, que preguntan por diversas opciones, especialmente casas de alquiler. Sin embargo, esta fórmula no acaba de cuajar en el municipio. "Si tuviéramos más casas, habríamos ganado población. Es una pena porque sí que hay interés, ya que el colegio tiene mucho tirón", admite Miguel. 

Además, destaca que disponen de guardería y varios pequeños comercios, que su consultorio médico abre todos los días y que recientemente se ha instalado la fibra óptica. 

Mientras, en Berlangas, su ayuntamiento ha invertido cerca de 90.000 euros para incluir saneamiento, agua, electricidad, teléfono y fibra óptica en ocho parcelas de propiedad municipal que suman alrededor de 2.700 metros cuadrados y que se venderán próximamente. Por ahora, varias personas ya han mostrado su interés por instalarse a la entrada del pueblo, junto a la carretera. De hecho, su alcalde, Silvio Pascual, subraya que el municipio ha experimentado un "incremento grande" al pasar de 180 a 195 residentes, un movimiento que les ha convencido a la hora de preparar este proyecto. Es la primera vez que se acomete una iniciativa urbanística de este tipo en Berlangas, pese a que hace un par de décadas ya se reclamó algo similar para los más jóvenes. 

El foco, en los jóvenes. Donde también están a punto de sacar a la venta sus tres primeras parcelas es en Sotillo de la Ribera, una medida enfocada especialmente a que los jóvenes puedan construirse una vivienda y así se queden en el pueblo en lugar de marcharse a Aranda. Después, enajenarán otras seis fincas. Algo similar sucede en Gumiel de Mercado, con 385 empadronados. Su objetivo pasa por vender 15 parcelas durante el próximo año y medio. Ya se han publicado las bases para adjudicar las cuatro primeras, con una superficie de 406 metros cuadrados y un precio que ronda los 16.000 euros. Para más adelante quedarían otros 12 terrenos. La mayoría ya cuentan con todos los servicios. 

Torresandino también se fija como prioridad retener a sus jóvenes. No obstante, antes de emprender cualquier acción, el Ayuntamiento impulsó en verano un sondeo para conocer si existe interés real por comprar un solar y construirse una casa enfrente de las piscinas. En apenas diez días recibieron 15 solicitudes por parte de jóvenes que viven con sus padres pero a quienes les gustaría independizarse y seguir viviendo en esta localidad. Justamente son 15 los terrenos que el Consistorio prevé ceder. 

Mientras, en Vadocondes continúa a buen ritmo la venta de fincas. Últimamente se ha dado salida a dos, que se suman a las 12 ya enajenadas hace año y medio. Quedan otras 14 libres. Por ahora, se han construido cinco casas. "Hay interés", asegura su alcalde, Francisco Núñez.

También Villanueva de Gumiel experimenta su particular 'boom'... aunque limitado. El Ayuntamiento reurbanizó una calle para hacer edificables 12 parcelas, pero depende de construir una depuradora para convertir más suelo rústico en urbanizable.