scorecardresearch

Pesadilla bélica en la selva

I.L.H.
-

López Cabia presenta la novela 'Ecos de la jungla', ambientada en India y Birmania durante la II Guerra Mundial. La vegetación hostil juega en contra del teniente Locke y su misión de sabotaje

El escritor burgalés presenta su última novela y el libro ‘Enfocando la Segunda Guerra Mundial’, junto al cineasta Laureano Clavero. - Foto: Alberto Rodrigo

Los soldados y la selva nunca se han llevado bien. Lo hemos visto en películas sobre Vietnam, desde Rambo a Apocalipsis now, y en cintas -más escasas- sobre los episodios bélicos de la Segunda Guerra Mundial en Birmania e India como El puente sobre el río Kwai. Sanguijuelas, el mosquito de la malaria, picaduras de hormigas, serpientes o arañas, las lluvias torrenciales, la humedad del ambiente, la poca visibilidad, el ritmo de la marcha, la imposibilidad de ir motorizados... La selva birmana en la que David López Cabia ambienta su novela Ecos de la jungla describe ese asfixiante infierno de vegetación espesa que supondrá una prueba física y psicológica para su protagonista.

El escritor burgalés que ha novelado la batalla de Pacífico, el asedio a Bastoña o el puente de Arnhem enrola en este ocasión al teniente Locke en el sabotaje que emprende el ejército británico para detener a las tropas japonesas en medio de la selva. Es marzo de 1943 y los nipones no serán su único enemigo: «Sam Locke es un oficial aliado que ha cometido muchos errores en el pasado y quiere redimirse.Ha sobrevivido a la caída de Singapur y para demostrarse a sí mismo y a los demás que no está acabado se alista en esta arriesgada misión, que le llevará a enfrentarse también a sucesos del pasado que le atormentan», resume el autor. En esta aventura, aLópez Cabia no le vale con que Locke sufra delirios por los males de la inhóspita jungla y sude para sobrevivir en una lucha en la que perdieron la vida cerca de un millar de soldados del ejército británico, sino que un año después le enfrenta a otro gran desafío mental en lo peor del asedio vivido en la defensa de Kohima(India): rodeados, con apenas una pinta de agua al día y sin aviso de que lleguen los refuerzos, Locke y sus compañeros podrían llegar a añorar la selva birmana.
López Cabia combina en Ecos de la jungla el entramado histórico (incluyendo los episodios de hambre y conflicto político en India)con una ficción narrada cinematográficamente, con escenas que transcurren de manera dinámica. Sobre su descripción de «la angustia de la maldita selva», el especialista Rubén Villamor lo compara en el prólogo con la que transmite Joseph Conrad en El corazón de las tinieblas sobre las expediciones al Congo belga y que Coppola trasladaría a Vietnam en su Apocalipsis now. Y sobre el estilo habitual del escritor burgalés, pone como ejemplo la novela Indeseables para asegurar que su narración es mucho más realista que la del director Christopher Nolan en Dunkerque.

Con Laureano Clavero. Porque el burgalés, friki reconocido de este periodo histórico, no solo hace amenas sus novelas sino que también se embarra y carga con el peso de uniforme y municiones para hacer una buena recreación. De esa pasión nace la colaboración con el cineasta Laureano Clavero (El diario de Peter Brill y 1.533 km hasta casa. Los héroes de Miramar), con quien editó el libro Enfocando la Segunda Guerra Mundial.