scorecardresearch

Silos exhibe la labor de recuperación de máscaras del Carnaval de Mecerreyes

M.L.M. (Ical)
-

La muestra 'Espíritu de inviernos. Mascaradas de Mecerreyes' consta de diez fotografías de grandes dimensiones que son recreaciones de las que han sido recuperadas

Enrique del Rivero (2i), Antonio Méndez Pozo (c) y el abad de Silos (3d) presidieron la inauguración de la muestra. - Foto: R.O. (ICAL)

La sala de exposiciones de la iglesia del convento de San Francisco, en Santo Domingo de Silos acoge, desde ayer y hasta el 6 de julio, la exposición ‘Espíritu de inviernos. Mascaradas de Mecerreyes’. Se trata de la segunda muestra que albergan estas instalaciones desde su rehabilitación en 2009, organizada por la Fundación Silos y que, en esta ocasión, consta de diez fotografías de grandes dimensiones (1,5 por 2,5 metros) del artista Enrique del Rivero.

Se trata de diez recreaciones de las mascaradas de esta localidad de cerca de 30 habitantes, que distintos investigadores del pueblo han ido recuperado e, incluso, diseñando nuevas, basándose en tradiciones antiguas y testimonios de gente del pueblo y que, según explicó Rivero, «han ido elaborando estas máscaras que salen a la calle el Domingo de Carnaval coincidiendo también con la Fiesta del Gallo, y que quieren recordar una tradición que abarcaba toda la provincia y región».

Las fotografías las hizo este año para la citada exposición para lo que contó con la colaboración de la asociación cultural de la localidad. El artista montó un estudio improvisado en el pueblo para aislar las mascaradas y poder darles «la importancia que tiene su diseño». Recordó que esta tradición se recuperó en los años 80 y que, en la actualidad, este legado cultural se puede rastrear desde Portugal hasta Turquía.

En ellas se aprecian los materiales con los que están elaboradas, entre ellos, hojas de roble, gallarones de quejigo, tela de saco, maroma, ramas, pajas, cuerdas, cuernos de vacuno, huesos, pieles de cordero, zuncos, zanahorias, ajos, pimientos, hojas de repollo, jirones de tela, horca de trillo e, incluso, haces de centeno.

Enrique del Rivero también destacó que su colocación en la antigua iglesia del convento de San Francisco, en rincones que evocan los antiguos retablos, «da la sensación de haber colocado santos paganos». «Se trata de disfraces que casi son obras de arte», calificó.

Además de las diez fotografías, la muestra la compone una instalación fotocinética, un montaje con 127 fotografías hechas a baja velocidad con trípode.

«Costumbres». Por su parte, el presidente de la Fundación Silos, Antonio Méndez Pozo, calificó la muestra de «muy especial» y de tener un valor importante porque, según resaltó «se representan unas costumbres de la gente sencilla y de lo que representa Silos y este convento». Es, en definitiva, dijo, «un homenaje a esta comarca y, especialmente, a Mecerreyes».

Al mismo tiempo, aprovechó para animar al público a visitar la muestra, el convento y su exposición permanente sobre la historia del monacato -tan de moda ahora por ser el tema central de Las Edades del Hombre en Oña-, así como el monasterio benedictino silense.

Asimismo, Méndez Pozo recordó que a partir de octubre el convento de San Francisco acogerá una exposición con fondos propios del Reina Sofía y que, previsiblemente, permanecerá abierta hasta después de Navidad.