scorecardresearch

Burgos contará con más de 60 máquinas frente a hielo y nieve

F.L.D.
-

El plan para combatir la temporada invernal incluye, por primera vez, una respuesta ante el hielo, no solo frente a nevadas

El Ayuntamiento de Burgos contará con más de 60 máquinas para combatir el hielo y la nieve. - Foto: Luis López Araico

Los equipos de emergencias de la ciudad han confeccionado una guía de respuesta ante posibles nevadas y heladas durante los próximos meses. El Ayuntamiento, que ha dividido en 12 las áreas de actuación, contará con más de 60 máquinas para combatir la temporada invernal, más o menos las mismas que en otros años. 

Este plan incluye por primera vez una respuesta ante el hielo, y no solo ante nevadas, e incluye cuatro nuevas zonas al radio de acción. Son, según destaca la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero, los barrios periféricos de la ciudad: Villatoro, Cortes, Villafría-Cótar y La Ventilla-Castañares. La dirección corresponde al alcalde, que es quien tiene la potestad de declarar la emergencia en la capital si la climatología así lo sugiriese, y a partir de ahí serían Protección Civil y Policía Local los que llevasen a cabo el plan de acción. 

La guía contempla dos posibles situaciones: la 0A y 0B. La primera es aquella en la que el Ayuntamiento, con sus propios equipos de emergencia controlarían una situación climatológica adversa. En el segundo de los escenarios, se solicitaría la colaboración de otras administraciones o incluso de las empresas privadas. Entre estas segundas, entrarían albergues y alojamientos para poder dar un techo a posibles desplazados. Esta circunstancia ya estaba contemplada en el plan elaborado el pasado año. 

En cuanto a los medios materiales, los equipos municipales cuentan con 45 máquinas para calzadas, 13 para aceras y colaboran un total de diez empresas. Además, están implicados Aguas de Burgos y la Brigada de Obras. Habrá 120 efectivos a pie, entre los que se incluyen al personal de Urbaser, concesionaria de la recogida de residuos y limpieza, de la UTE de parques y jardines o de los almacenes municipales.

Además de esta guía de respuesta ante una posible nevada o una helada que trastocase la cotidianidad de la ciudad, se contempla un plan de acción de recuperación tras el temporal. «Hablamos de un escenario en que se habría desactivado la alerta, pero se seguiría actuando en puntos críticos: limpieza, recogida de nieve», destaca Carpintero.