scorecardresearch

95 años de pura pasión

ARSENIO BESGA
-

El Mirandés celebra su aniversario mientras trata de consolidarse en Segunda División. La ciudad jamás podrá olvidar los ascensos o las hazañas en la Copa, entre otros hitos

La peña Jóvenes Jabatos colocó una pancarta ayer, primero sobre el puente de Carlos III y después en la entrada de Anduva (en la imagen). - Foto: Arsenio Besga

Entre el gol de Camello contra el Burgos hace un mes y el que celebró Angulo ante el Arabarra en 1927 ha habido otros 3.500 tantos a favor del Mirandés. En sus 95 años de historia, que se cumplieron ayer, los rojillos han atravesado momentos diversos. Aunque la mayoría de sus encuentros los ha disputado en tercera división, en la actualidad se intenta consolidar en el fútbol profesional. Y no le va mal, si se observan los hitos de la última década.

La historia del Mirandés es el reflejo de la de su ciudad. Idas y venidas con alegrías y desencantos. Su primer partido tuvo lugar en plenas fiestas de San Juan del Monte, y desde entonces ha escalado en el mundo del fútbol notablemente. Sin embargo, ha sido un camino largo e, incluso, tortuoso. El debut en tercera división se hizo esperar hasta 1944. A partir de ese instante, se estabilizó salvo por dos caídas puntuales a regional.

Llegaron los 70 y se empezó a mirar más arriba. Con la creación de la segunda división B, en 1977, el club sumó su primer curso en esa categoría. Solo dos años después, la ciudad estuvo a punto de enloquecer. En el último partido previo al ascenso al fútbol profesional, los rojillos necesitaban un empate contra el Langreo. El destino amargó a los jabatos y un gol en el 89 les robó el sueño.

La década de los 80 supuso un nuevo baño de realidad. El Mirandés volvió a asentarse en tercera. No obstante, ya en 1989 la entidad consiguió su primer título en esa división. Por aquel entonces, Juan Manuel Lillo, el asistente de Guardiola, dirigía al conjunto rojillo. Pese a la inmensa alegría que copó Anduva, en cuestión de años se retomó la tristeza. Un nuevo descenso a tercera -donde permaneció casi toda la década- y una economía lánguida pusieron al club contra las cuerdas. En esta ocasión, el destino quiso que no desapareciera, al contrario que otros equipos.

El nuevo siglo supuso un giro en la trayectoria rojilla. En 2003 el Mirandés resurgió, quedó primero y volvió a segunda B. Durante ese curso aguantó 35 partidos invicto. En ese instante, la pasión rojilla se desbordó. Los abonados se multiplicaron y pasó de tener 700 socios a contar con casi 3.000. 

Su periplo en segunda B no fue largo, dado que cayó en el descenso al finalizar esa campaña. Pese a ello, supuso un punto de inflexión y se llegó a disputar contra el Betis los cuartos de la Copa. Justo después, volvieron a la categoría que precede al fútbol profesional, tras eliminar al Jerez Industrial. Desde entonces se consolidaron como uno de los grandes de segunda B y terminaron varias campañas en play off.

Hasta que en 2012, Pouso, Pablo y compañía sembraron Anduva de magia. El primer ascenso a segunda división vino acompañado de unas semifinales de Copa del Rey. El Athletic de Bielsa pudo con ellos, aunque eso fue lo de menos. Se ganaron el apodo de 'matagigantes'.

De ahí en adelante, el Mirandés vivió una montaña rusa. Ganó la Copa de Castilla y León en 2013, se transformó en Sociedad Anónima ese mismo año, salvaron la categoría gracias al descenso administrativo del Real Murcia, obtuvieron su mejor posición (8º) en segunda, volvieron a pelear en la Copa con Terrazas hasta los cuartos de final... Y descendieron.

Tras el curso 2016-2017, aguantaron un año más fuera de la competición profesional. Eso sí, en 2019 retomaron su aventura en segunda, que dura hasta hoy. Primero con Iraola, cuando un dudoso penalti en Anoeta les quitó una final de Copa; más tarde con José Alberto, en el curso de la consolidación; y, finalmente, con Escobar y Etxeberria.

Muchos jugadores, entrenadores, presidentes, equipos, árbitros y aficiones han pasado por Anduva en estos 95 años. Sin embargo, una cosa no ha cambiado: la pasión de Miranda por su club.