scorecardresearch

2.500 millones doblan la apuesta por la energía verde

G. ARCE
-

Los boletines del Estado, Castilla y León y el Provincial han informado durante la pandemia sobre los trámites para instalar hasta 2.884 megavatios en medio centenar de parques solares y fotovoltaicos

Parque fotovoltaico instalado en el municipio de Villadelmiro, uno de los primeros operativos en la provincia. - Foto: Alberto Rodrigo

Los inversores en energías renovables siguen redoblando su apuesta por la provincia de Burgos en pleno proceso de descarbonización de la economía española. En los últimos dos años, marcados por el parón de la pandemia y por los planes en la lucha contra el cambio climático, se han activado o ha continuado la tramitación de medio centenar de proyectos de energía verde que en conjunto suman 2.884 megavatios de potencia instalada (MW).

Es más del doble del parque que está en funcionamiento en la actualidad y multiplicaría por más de 6 los MW que ofrecía en su día la central de Garoña (466), salvando las distancias y diferencias entre la energía nuclear (de producción constante) y la verde (siempre dependiente del viento y el sol).

El movimiento inversor en marcha es extraordinario y en conjunto supone un desembolso comprometido de cerca de 2.500 millones de euros. Desde comienzos de 2020 se han tramitado 1.835 MW en una treintena de parques eólicos y otros 1.049,53 MW en parques fotovoltaicos, cifra esta última que hasta hace muy escasas fechas era testimonial en la provincia.

Declaraciones de impacto ambiental, actas de ocupación de suelos, procesos de información pública o autorizaciones para iniciar las obras vienen detalladas en los boletines oficiales del Estado (BOE), de Castilla y León (Bocyl) y el Provincial de los últimos dos años.Es el reflejo del largo camino administrativo que siguen estos proyectos antes de hacerse realidad o quedar descartados, camino en el que se están encontrando con una fuerte oposición y alegaciones en contra de movimientos vecinales, conservacionistas y ecologistas que estiman que la masificación de proyectos renovables va a causar más perjuicio que beneficio medioambiental a la provincia.

De hecho, esta misma semana, el pleno de la Diputación de Burgos tumbó, con los votos de PP, Ciudadanos y Vox, una proposición socialista que solicitaba a la Junta de Castilla y León una moratoria que suspenda los expedientes de los proyectos en curso mientras se redacta un nuevo marco regulador que permita limitarlos en determinadas comarcas.

Por contra, el PPreclamó más subestaciones eléctricas para conectar los nuevos parques eólicos y fotovoltaicos en proyecto, que califica como «una oportunidad» para la provincia.

(La información completa y el mapa con todos los proyectos, en la edición dominical)