scorecardresearch
Rocío Martínez

Mens sana in corpore sano

Rocío Martínez


Mentes de acero

09/05/2022

Considerar que hacer pasillo al campeón es una humillación, peor aún, un escarnio, me resulta preocupante. El Atlético se equivocó al no hacerlo. Si alguien ha perdido ha sido el club colchonero y sus futbolistas. El pasillo, como hemos visto estos días hacer a Barça o Getafe al Betis, es un gesto que honra a nuestro fútbol, engrandece a quien lo hace y es un gran ejemplo para los jóvenes.

Terminaba con el derbi madrileño una semana que pasarán 50 años y se seguirá recordando. Será difícil olvidar este Madrid de las remontadas. Ríase usted de aquellas del Bernabéu de los 80. Los pupilos de Ancelotti lo han hecho ¡tres veces! ¡tres! y ante los tres clubes con más 'pasta'.

Nadie como este Madrid es capaz de caminar sobre el alambre con la fortaleza mental de un funambulista, un equipo que se resiste a la derrota aunque esté sobre la lona con una bota pisándole la cabeza. Algo tiene ese escudo al que le basta una pizca para encender una chispa que le convierte en imparable. Junto a ello, mucho fútbol, mucha calidad. Esto no va solo de ADN.

A pesar de lo increíble de sus remontadas cada vez menos osan ya utilizar la palabra suerte. Son demasiadas veces. Estos 'tíos' se creen capaces de todo, y lo son. Filosofía de vida que comparten dos de sus hinchas más ilustres, tenistas, maestro y alumno, Nadal y Alcaraz.

También durante décadas recordaremos lo que pasó esta semana en Madrid, cuando un chaval soplaba las velas de sus 19 mientras se 'cargaba' sin piedad, al número 4, al 1 y al 3 del mundo. Su sonrisa, su talento y su maravilloso descaro en la pista nos han enamorado, ya oficialmente, a todos. Un animal competitivo. Un talento descomunal. Una cabeza muy bien amueblada. Carisma a raudales. El HEREDERO.

En esta semana de mentes de acero, celebramos y de qué manera la necesaria victoria de nuestro San Pablo, que se aferra al lugar que él y su hinchada se merecen. Burgos es ACB. Como diría Alcaraz, es momento de "cabeza, corazón y cojones".