La pretemporada rojilla sigue en el aire

O.C.
-

El club espera que la situación en la categoría se estabilice para decidir cuándo empezar con la actividad. La intención de la Liga era arrancar la competición el 12 de septiembre

Lizoain, en una imagen de la recta final de la temporada, es uno de los pocos jugadores que repetirá del curso pasado. - Foto: Truchuelo

El terremoto que vive la Segunda División tras el brote de coronavirus en el Fuenlabrada tiene consecuencias en todos los equipos. Los positivos del club madrileño provocaron que no se disputará su encuentro de la última jornada ante el Deportivo en Riazor. La suspensión de ese partido tuvo efectos en la competición y el alcance de algunos de ellos todavía se desconoce, como por ejemplo cuándo empezará el próximo curso, lo que afecta en la pretemporada de los equipos como el Mirandés.
La fase de ascenso a Primera todavía no ha empezado y esto alimenta las dudas de si la Liga se iniciará el 12 de septiembre, ya que los equipos que se queden en Segunda exigirán un periodo mínimo de descanso. Los play off comenzarán el 13 de agosto y terminarán el 23, por lo que es complicado cumplir con el calendario inicialmente previsto.
El Mirandés pretendía arrancar con el 12 de septiembre en mente, aunque tras los últimos acontecimientos en el club no tienen claro cuándo empezará la pretemporada. Para determinarlo esperan que la situación se estabilice para fijar definitivamente el inicio del trabajo sobre el césped a las órdenes de José Alberto.
Esta semana se descarta pero tampoco esta claro que sea la próxima, cuando se entraría en el mes previo al hipotético inicio de los partidos. En el club prefieren apurar para conocer la evolución de los acontecimientos. Ayer el Comité de Competición dictaminó que el Fuenlabrada tiene que enfrentarse al Dépor mañana para dictaminar si juega o no el play off.
Otro escenario paralelo es la posibilidad de tener una Segunda con 24 equipos, como ha pedido la Federación y el Consejo Superior de Deportes. Esto beneficiaria al Dépor y al Numancia, que en la última jornada tenían opciones de no bajar a Segunda B, como finalmente sucedió.
El Mirandés no entra en la polémica, aunque sí que reconoce que la situación para fijar el inicio de la pretemporada tampoco se puede demorar en exceso, puesto que los plazos aprietan y hay que llegar preparados para cuando los tres puntos estén en juego, por lo que reconocen que es cuestión de días establecer una fecha definitiva.

27 de julio. En medio de todo esto, los rojillos han dado pocos pasos para la formación de la plantilla. Hace más de una semana que se anunció el fichaje de José Alberto como primer entrenador, aunque por el momento la secretaría técnica no ha anunciado nuevas incorporaciones. 
En la lista rojilla hay solo tres nombres: Lizoain, Limones y Mario Barco. Ernest se desvinculó y se espera que pase lo mismo con Andrés, por lo que de cara a la próxima semana en la que previsiblemente puede empezar el trabajo, habrá que ver si el Mirandés acelera en las incorporaciones, o visto el retraso que se puede tener, decide esperar y tener más paciencia a la hora de incorporar jugadores.