scorecardresearch
José Ramón Remacha

El mirador diplomático

José Ramón Remacha


A mayor Unión Europea

03/06/2022

El acuerdo europeo para recortar el suministro del petróleo ruso es de muchas consecuencias. De momento solo resalta la previsible subida del IPC y un adicional coste económico para la UE, por efecto del precio del petróleo. Pero hay mucho más en el fondo que no se ve, que es muy positivo.

Tres datos apuntan hacia la solidez y peso de la UE en la escena internacional. Su protagonismo viene muy castigado desde la negativa de varios Estados miembros al cumplimiento de sentencias del Tribunal Europeo de Luxemburgo. Esto ha sido objeto de atención para Putin que, levantando acta de la decadencia y debilidad europea, decide atacar en Ucrania. 

El primero es que la decisión sobre detener la compra de petróleo ruso se ha hecho por unanimidad de los 27. Esto incluye un reconocimiento de la situación especial de Hungría, que se ha salvado introduciendo una excepción temporal en el acuerdo sobre la compra del petróleo ruso.

El segundo es que se ha producido otra revisión de la posición de Polonia, duramente sancionada por el mencionado Tribunal Europeo de Luxemburgo. La actitud polaca de generosa acogida a la monumental diáspora ucraniana ha tenido un efecto positivo en el seno de la UE. Se han superado las diferencias que amenazaban con rupturas y más brexits. 

Y el tercero se observa en la vieja aspiración de contar con un sistema defensivo propiamente europeo y no necesariamente dependiente de EEUU, líder en la OTAN. La posición de Francia en esta cuestión es que, según Macron, la UE también puede ser una potencia nuclear a respetar. Se basa en que Francia ya lo es y la condición nuclear puede ser considerada como europea a partir de que hay unanimidad para acordar un sistema europeo de defensa propia.

De todo ello resulta evidente que la decisión ofensiva de Putin se ha basado en una apreciación errónea que ha producido el efecto contrario. Y además ha abierto la ampliación de la OTAN con otros dos países vecinos, Finlandia y Suecia. 

Y visto desde España, este proceso de consolidación es importante. Porque España necesita apoyarse en la solidez de la Unión Europea para asegurar su progreso y el Estado de Derecho.